Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sesión de porno de autor

La sede barcelonesa de la SGAE acoge la presentación de una película para adultos titulada 'Mundo perro'

Tarde de porno en la SGAE. La sede barcelonesa de la Sociedad General de Autores y Editores vivió ayer una sesión insólita. Por primera vez en su historia, acogió la presentación de una película "para adultos", un filme erótico de alto voltaje. Mundo perro, de Roberto Valtueña, tuvo el honor o la osadía de hacer historia. "Se me ocurrió como una idea original, pero también como una forma de contribuir a normalizar el género", confesaba el director, socio de la entidad de gestión. Lo decía poco antes del pase de la que es su segunda incursión en el género después de The Gift, galardonada entre otros con el premio a la mejor película en el Festival de Cine Erótico de Barcelona. La verdad es que también se admiraba del pequeño revuelo organizado con su idea de escoger el santuario de los autores para el primer pase público del filme.

Algún escote revelaba virtudes de sobra para esta clase de filmes

El desparpajo de los intérpretes no contrarrestó la solemnidad del lugar

El delegado de la SGAE en el área mediterránea, Ramon Muntaner, no oyó sus palabras. No se consideró necesaria su presencia porque, como comentaba alguien de la entidad, ya sabían que una convocatoria de este estilo "funciona sola". Pero además estaba ocupado concediendo entrevistas para explicar el acontecimiento. Quizá porque todavía queda mucho para la normalización de la que hablaba Valtueña.

La verdad es que el director estaba bien arropado. Buena parte del elenco del filme, en una representación encabezada por Lesly Kiss, Natalia Zeta y Sophie Evans -faltaron Salma de Nora y Dunia Montenegro-, asistió a la rueda de prensa y al pase posterior. "La sala está muy bien acondicionada para proyectar la película, rodada en vídeo", argumentaba Valtueña, ingeniero de sonido formado en Australia y establecido en Barcelona, su ciudad natal, que un buen día decidió tomar posiciones detrás de la cámara para materializar su proyecto: "Hacer cine para adultos con argumento". Visiblemente complacido por su poder de convocatoria, el director posó entre un ramillete de actrices de Mundo perro. Tras algún escote panorámico asomaban virtudes de sobra para protagonizar cualquier historia picante. Se vieron abismales tacones de aguja. Y alguna falda tan corta que requería constante atención por parte de su portadora, empeñada en no desvelar antes de hora los misterios que salpican el largometraje.

Pero, en general, las actrices acudieron a la cita con un estilismo bastante recatado. "Córrete para allá, Roberto, que no cabemos", fue lo más osado que se oyó decir en directo a una de las intérpretes, reclamando su lugar en el escenario para la rueda de prensa.

"¿Dónde están las palomitas?". Quizá para romper el hielo antes de la proyección, Lesly Kiss reclamaba algo imposible de conseguir en aquellas circunstancias. Y nada indicado en una sala de butacas tapizadas en piel marrón, de paredes forradas con elegante madera clara, que ha vivido presentaciones de todo tipo y ayer se estrenó en una faceta nueva. Lo cierto es que el ruidoso desparpajo de que los asistentes hicieron gala antes del inicio del pase no consiguió contrarrestar del todo el aire de solemnidad del lugar. Paco Gisbert, periodista especializado en porno y maestro de ceremonias del acto, reconocía de entrada lo raro que una sesión de cine X, como se llamaba antes al género, "se vea en una sala como ésta". Nadie parecía muy dispuesto a dejarse llevar por el voltaje de las escenas de esta historia futurista, que Valtueña ha trabajado fiel a su filosofía de escribir primero la trama e introducir luego las escenas de sexo. Y no al revés, que es como se suele trabajar en este tipo de producciones. Rodada en Belchite, en Los Monegros y en el antiguo hospital del Tórax de Terrassa, el filme transcurre en un mundo arrasado en el que la verdadera victoria consiste en sobrevivir un día más. "Y todo el mundo trata de hacerlo valiéndose de lo único que tiene al alcance: su propio cuerpo", resume en una rápida sinopsis.

Si no hubo palomitas, tampoco pudieron verse reacciones incómodas de las actrices al saberse observadas, tan de cerca, por un auditorio lleno. Se limitaban a reírse ocasionalmente, a entregarse a breves cuchicheos rememorando algunos momentos del rodaje mientras la proyección avanzaba. Valtueña suele decir que el guión de una película porno no llega a las 20 páginas. Él escribió muchas más, tantas que al final tuvo que decidir entre sacar las tijeras o repartir la historia en dos partes. Esta última fue la solución adoptada. Mundo perro saldrá en DVD el próximo 14 de enero. Y en verano verá la luz su secuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 2008