Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE promete un 'estatuto del becario'

Considera que las empresas se aprovechan para eludir contratos en prácticas

El PSOE considera que actualmente se produce con frecuencia un "uso espurio" de la figura del becario en las empresas. Jóvenes muy preparados pasan años en una situación inestable y con ingresos muy reducidos que puede malograr la experiencia que adquieren. A raíz de este argumento, recogido en el borrador del programa electoral para las próximas elecciones generales, los socialistas se proponen crear un Estatuto del Becario en las Empresas.

El objetivo, según se recoge en el documento, es fomentar que los becarios sean contratados cuando finalice el periodo de formación. "Resulta oportuno que las cualificaciones adquiridas a lo largo de su proceso formativo no se malogren por una lenta inserción laboral", dice el programa, que recomienda regular sanciones para las empresas que hagan un uso indebido de esta figura.

Según el análisis que hace el PSOE en el borrador de su programa, los contratos en prácticas no se están utilizando adecuadamente. Si los becarios están realizando una colaboración productiva con la empresa, "que comporte la ejecución de una actividad laboral al tiempo que se completa la formación", se les debe hacer un contrato de trabajo formativo (en prácticas), una figura que se inventó precisamente para eso. Los contratos formativos "no acaban de obtener toda su potencialidad", opina el PSOE.

El empleo precario en España es aproximadamente un tercio del total. Sin embargo, en el último año la temporalidad ha descendido del 34,59% al 31,94%, según la última Encuesta de Población Activa.

La cuestión está muy relacionada con otro punto del programa socialista relativo a los jóvenes investigadores. En la versión borrador del documento electoral, el PSOE se compromete a mejorar las condiciones económicas del personal universitario e investigador en formación. Los socialistas concretan la propuesta económica en un sueldo mínimo de 1.400 euros para el primer y segundo año, y 1.700 euros mínimos en el tercero y cuarto. El programa detalla pasos concretos para evitar la llamada fuga de cerebros que sufre España por las precarias condiciones laborales del personal investigador. El PSOE argumenta que se debe "mejorar su valoración social y su retribución para que decidan quedarse los mejores con nosotros". Actualmente, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ofrece a los investigadores un contrato de 1.200 euros mensuales el primer y segundo año. Los dos años siguientes, se cobra entre 25.000 y 32.000 euros al año.

No hay datos definitivos sobre el número de investigadores españoles que desarrollan su actividad en otro país, pero diversos cálculos lo sitúan entre 3.000 y 10.000. Los investigadores citan como principales problemas la falta de una carrera específica y, por supuesto, la precariedad en el trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008