Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La música electrónica y el flamenco entran en el Auditorio

José Manuel López López dirigirá el centro nacional

Convertir el Auditorio Nacional de Música en una plataforma cultural universal es el objetivo que se ha marcado José Manuel López López (Madrid, 1956) para los dos próximos años. Ayer, el consejo del centro aprobó por unanimidad el nombramiento del compositor como director artístico. Su designación es un paso más del código de buenas prácticas que está aplicando César Antonio Molina, desde que fue nombrado ministro de Cultura.

En la nueva etapa, el Auditorio Nacional abrirá el abanico de la oferta clásica a otros géneros. En sus salas se podrá escuchar jazz, flamenco o música electrónica.

Con el proyecto que tiene intención de poner en marcha el nuevo director artístico se pone punto final a la rigidez de horarios, la falta de flexibilidad y la carencia de criterios de calidad, y unas políticas que fomentasen el acceso de un público joven. José Manuel López López, Premio Nacional de Música, pretende convertir este espacio en un agente musical, en un "motor" con identidad, estilo y programación propia. "Se abrirá las 24 horas y los 365 días del año. Hay que sacar el máximo rendimiento a un lugar como éste", apuntó el ministro.

El proyecto del compositor, que ha desarrollado buena parte de su actividad profesional en Francia, trata de dar cabida a la diversidad cultural europea, la música contemporánea, el repertorio musical latinoamericano, la polifonía y la escuela organística, las músicas populares, con especial atención al flamenco, la música antigua, las tradiciones musicales cultas no europeas y las exposiciones y seminarios. "El proyecto es muy amplio pero creo que es mejor así que quedarme corto", indicó el compositor.

Un proyecto que se presenta ambicioso y que pretende que a medio plazo la imagen del Auditorio Nacional cambie radicalmente. "Nadie debe esperar un gran terremoto, hay cosas que seguirán en la misma línea y luego habrá una incorporación gradual de actividades", adelantó el presidente del consejo Luis de Pablo. Los cambios se irán produciendo paulatinamente y en sintonía con otros programadores que operan en el Auditorio, y con los que se piensa trabajar conjuntamente.

El ministro, que a tenor de sus palabras espera seguir al frente del ministerio en la próxima legislatura, espera poner en marcha el proyecto de un nuevo edificio en el que "el ciudadano pueda encontrar todas las expresiones de danza, música y teatro, con un archivo, un museo y un centro de estudios. Sería una gran obra y no para una única legislatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de diciembre de 2007