Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Precisiones

Me dirijo a usted en la oportunidad de solicitar la publicación de la presente, en calidad de réplica al trabajo La conexión venezolana/El narcosantuario de las FARC, publicado el pasado 16 de diciembre. En dicho trabajo se vierten graves acusaciones que perjudican la reputación, la dignidad y la imagen internacional de la República Bolivariana de Venezuela.

El artículo no puede considerarse como un reportaje periodístico serio o responsable, pues no cita una sola fuente debidamente identificada o verificable. En todo momento su autor hace referencia a sus informantes en términos vagos y según denominaciones genéricas, tales como "desertores de la guerrilla colombiana", "diplomáticos" y "fuentes de inteligencia".

Partiendo de supuestos no comprobables, y desconociendo lo dicho por las voces autorizadas en la materia, se divulga un ataque devastador en contra de la reputación del Estado venezolano y de sus autoridades, en contravención a las más elementales normas de la ética periodística.

Sorprende que uno de los elementos recurrentes del texto, la vinculación en materia de tráfico de drogas entre fuerzas de seguridad venezolanas y las FARC colombianas, en ningún momento haya sido elevado a las consideraciones de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela (ONA), por parte del Departamento Administrativo de Seguridad colombiano (DAS) o del Drug Enforcement Administration de los Estados Unidos (DEA).

El periodista formuló una imperativa solicitud a esta Embajada por vía electrónica, requiriendo una toma de posición sobre los temas que abordaría en su extenso artículo. En la solicitud no sólo se invertía la carga de la prueba, sino que, sin proporcionar el texto del artículo, se exigía una respuesta a pocas horas del cierre mismo de la edición. Este procedimiento, de dudosa ética, permitió la inclusión en el trabajo de la siguiente afirmación: "EL PAÍS, pese a sus numerosos intentos, no logró obtener -hasta el cierre la noche del jueves de esta edición- una reacción de las autoridades venezolanas a las declaraciones recogidas en este reportaje".

Si bien es notoria la poca simpatía que el diario EL PAÍS evidencia hacia el Gobierno del presidente Hugo Chávez, cabría al menos esperar un mayor nivel de profesionalismo y responsabilidad en el manejo de temas tan sensibles como éste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2007