Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Igape eliminará las subvenciones a fondo perdido para las empresas

La Xunta avisa a decenas de firmas que quiere salir cuanto antes de su capital

El Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) dejará de conceder subvenciones a fondo perdido a empresas y centrará su actividad en inversiones con riesgo compartido o ayudas reembolsables. La reestructuración del Igape está incluida en el programa del Presupuesto de la Xunta para 2008, en el que se explica que a partir de 2013 ya no podrá existir ninguna subvención a empresas privadas que no sea devuelta o en la que el empresario no ponga de su parte más dinero que el que recibe en fondos públicos.

El 'INI' gallego incluye periódicos y firmas vendidas por sus socios gallegos

El Igape es, desde hace 20 años, el principal canalizador de subvenciones de la Xunta a empresas privadas, en ocasiones de muy dudosa rentabilidad para la sociedad gallega.

El Igape, similar al un INI gallego, es la cabecera de un complejo tejido público que incluye sociedades de capital riesgo (Sodiga, Xesgalicia), fondos de inversión en empresas (Aquagal, Adiante, Emprende), oficinas de desarrollo europeo (BIC) y hasta 60 líneas diferentes de subvenciones, préstamos blandos a empresas del denominado centro de Investimentos Estratéxicos de Galicia (Inesga).

Sólo en los cuatro últimos años, del Igape han salido casi 500 millones de euros en subvenciones o compra de acciones de empresas gallegas. La mayor parte del dinero procede de varios fondos europeos, "que desaparecerán en 2013", advierte el Igape en la memoria económica para 2008.

Por ese motivo el organismo público gallego anuncia que su nueva política de inversiones "irá en detrimento de las ayudas a fondo perdido e incentivando las ayudas reembolsables [para la Xunta] y de riesgo compartido con las empresas peticionarias".

"De momento, ya no hay ayudas discrecionales. Todas las subvenciones son en concurrencia competitiva, es decir, que no se le dan al que entra por la puerta si no tras una selección de los mejores proyectos que optan a una línea de ayudas", explica Álvaro Álvarez Blázquez, el nuevo director del Igape y artífice de la revolución que ha puesto en marcha la Consellería de Economía.

Además de eliminar las subvenciones sin retorno, el Igape ha avisado a decenas de empresas para que le recompren su participación pública "tan pronto como se pueda".

Los cientos de subvenciones no retornables pagados a empresas ya no podrán ser recuperados, pero el Igape si quiere recuperar el dinero invertido en acciones o créditos participativos que llevan demasiados años en las compañías participadas y ya son más una subvención encubierta que una operación de capital riesgo.

Entre las empresas apoyadas con fondos públicos se incluyen compañías gallegas ya vendidas por sus propietarios, como Siderúrgica Añón o Comunitel, o periódicos, como La Región, SA.

En el listado de 79 compañías privadas participadas por la Xunta no existe un denominador común o un plan de objetivos para potenciar determinados sectores o áreas sensibles.

La Xunta quiere realizar una limpieza a fondo de la lista de participadas, al tiempo que simplificar las líneas de ayudas.

En los últimos tres años el trabajo se ha centrado en condicionar la inversión pública a la privada. El capital riesgo de Xesgalicia, por ejemplo, ha colocado 105 millones en empresas pero a cambio de que éstas invirtieran 2.000 millones de euros.

Los nuevos objetivos del Igape vienen marcados por el cambio de rumbo en la política europea. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) condicionará todas sus ayudas a Galicia a que no se gasten en subvenciones gratuitas. "Lo que es gratis no se valora", explicó el BEI en su última reunión celebrada en Santiago con empresarios gallegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 2007