Reportaje:

Portazo al cine europeo

El sector critica la eliminación del Premio Goya a las películas de la UE

Ni Lars von Trier, ni Stephen Frears, tampoco Roberto Benigni o Mike Leigh. Los grandes cineastas europeos ya no tendrán hueco en la gala de los Premios Goya, que hoy dan a conocer sus candidaturas. Son los grandes olvidados. La decisión de la Academia de Cine de eliminar de la ceremonia la categoría de mejor película europea, que se venía otorgando desde 1993, ha provocado primero la sorpresa y después la ira de distribuidores y exhibidores que luchan desde hace años por hacerse un hueco en las salas españolas con este cine de autor, más pequeño e independiente, frente a la potente cinematografía de Estados Unidos.

También actores y directores se han mostrado en contra de esta decisión, que se tomó en septiembre sin consultar con el sector. La necesidad de aligerar la ceremonia de los Goya, así como la constatación de que ninguno de los premiados ha recogido el galardón en los últimos años son las razones aducidas por la Academia para tomar esta medida,que sigue implantada en las distintas Academias de la UE, dentro del galardón de mejor película extranjera, caso de Francia, o más específicamente europea.

Sergi López: "La riqueza cultural de Europa es también la nuestra"
Enrique Urbizu: "El cine europeo ha dado la espalda a la Academia"

Más información

Sergi López, el intérprete catalán, símbolo del viaje de ida y vuelta por Europa que realizan muchos actores del continente -trabaja indistintamente en España, Francia o Reino Unido- considera una "lástima" la decisión. López asegura que el cine europeo es "nuestro espejo". "La riqueza cultural de Europa es también la nuestra, es nuestra única forma de luchar contra esas ideas más prefabricadas que vienen del cine norteamericano. Los valores culturales europeos los debemos compartir todos, y no sólo no se debería eliminar este premio, sino incentivarlo más". El director Manuel Gutiérrez Aragón cree que la decisión es "inoportuna, en un periodo en el que necesitamos que los filmes europeos se promocionen dentro de nuestras fronteras", mientras recuerda que él es conocido en Italia gracias al premio Donatello que recibió hace años por Demonios en el jardín.

El que está más que indignado es Pedro Zaratiegui, distribuidor y exhibidor desde hace 20 años a través de la empresa Golem -con 50 salas repartidas por España-. "Es un premio que se ha dado siempre con mala gana. Desgraciadamente, la decisión es el reflejo del sentir del cine español. Pensamos que somos buenísimos pero que fuera no nos quieren, así que para qué vamos nosotros a quererlos a ellos", dice Zaratiegui, quien resalta la curiosidad de que esta decisión se haya tomado en uno de los años más flojos del cine español. "¿Dónde estaríamos sin El orfanato", se pregunta. Esta opinión es compartida por el exhibidor de los cines Verdi, Enrique Pérez, quien asegura que "quizás les asuste mucho que determinadas películas les hagan sombra en este evento". Y a Pérez, que en sus 14 salas de Barcelona y Madrid programa más de un 50% de títulos europeos, se le viene a la cabeza el título de La vida de los otros, el gran éxito europeo de este año, premiado en importantes festivales, dirigido por el alemán Florian Henckel von Donnersmarck, y que, tras la decisión de la Academia, se quedará sin ser siquiera candidato.

Enrique Urbizu, vicepresidente primero de la Academia, se defendió ayer y explicó que con esta medida la institución "ha puesto el dedo en la llaga". "Nosotros no damos la espalda al cine europeo, decir eso es pura demagogia, es el cine europeo quien ha dado la espalda a la Academia", dijo Urbizu, quien pidió a los distribuidores que participen en las decisiones y expongan sus opiniones dentro de los órganos internos. "Ninguno ha planteado nada en la Asamblea que mantuvimos en diciembre", se lamentó Urbizu, quien explicó, sin embargo, que la medida puede revocarse el año próximo.

Para Andrés Martín, de la distribuidora Vértigo, la que pierde prestigio con la decisión es la Academia española. Martín dice que las invitaciones a los candidatos las tiene que cursar la propia institución. "Al distribuidor no le corresponde invitar a los nominados, ya que nosotros no somos los agentes de las películas que compranos, nosotros nos dedicamos a comercializarlas. Si quieren tener en el patio de butacas a los grandes cineastas europeos que los inviten, que para eso son sus premios".

José María Morales, de Wanda Films, resalta el daño que hace a la producción. "Tenemos que luchar por la reciprocidad. No podemos pretender que nuestro cine esté presesente en las Academias europeas y nosotros les demos la espalda. Yo, como productor, quiero estar en Europa, pero también les tenemos que ofrecer a ellos lo mismo".

Esta controvertida decisión se suma a la protagonizada por los cortometrajistas, a los que se les eliminó de la gala de los Goya, para luego volver a acogerlos.

Últimos premios

- 'The Queen'. Stephen Frears. 2007- 'Match Point'. Woody Allen. 2006- 'Contra la pared'. Fatih Akin. 2005- 'Good bye, Lenin'. Wolfgang Becker. 2004- 'El pianista'. Roman Polanski. 2003.- 'Amélie'. Jean-Pierre Jeunet. 2o02.- 'Bailar en la oscuridad'. Lars von Trier. 2001- 'La vida es bella'. Roberto Benigni. 2000- 'Full monty'. Peter Cataneo. 1998- 'Secretos y mentiras'. Mike Leigh. 1997

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50