Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares de los rehenes en Colombia piden ayuda a Chávez

"No nos deje solos". Este es el llamamiento que le hicieron al presidente venezolano Hugo Chávez y a la senadora colombiana Piedad Córdoba, los familiares de 12 de los 45 secuestrados canjeables, entre ellos la madre de la ex candidata presidencial y ciudadana colombiano-francesa Ingrid Betancourt, que se encuentran en poder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los familiares creen que la única opción para liberar a sus parientes es con la mediación de Chávez, suspendida de manera tajante el 21 de noviembre por el presidente colombiano Álvaro Uribe.

Los familiares entregaron a Chávez en la que le decían: "Le conferimos el mandato expreso de actuar en nuestros nombres en las diligencias que estime conducentes a la liberación de los retenidos". Junto a la misiva entregaron también las pruebas de vida de 17 de los rehenes, decomisadas el viernes a presuntos guerrilleros en un sector popular de Bogotá.

La imagen de Ingrid Betancourt, demacrada, profundamente triste, "sin ganas de nada" -como ella misma se describe en una larga carta a su madre-, han provocado una gran conmoción nacional.

El comisionado colombiano para la Paz, Luis Carlos Restrepo, se mostró compresivo con la actitud de los familiares, pero recordó que el único que puede negociar es el Gobierno colombiano.

En Bogotá, mientras, Uribe lanzaba una nueva estrategia para liberar a los secuestrados, que se basa pedir la entrada en escena de Francia. [Anoche, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió por televisión al jefe de las FARC, Manuel Marulanda, que libere a Ingrid Betancourt y a los otros 44 secuestrados, informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 2007