Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Hugo Chávez afronta hoy su reto electoral más difícil

La diferencia es mínima entre partidarios del 'sí' y del 'no' a la reforma constitucional

El presidente venezolano, Hugo Chávez, habló hasta el día de ayer, jornada de reflexión en Venezuela, de los temas que ha venido manejando durante la campaña electoral del referéndum sobre la reforma constitucional que se celebra hoy. Chávez declaró respecto a la crisis diplomática con Colombia y España que ni le perjudica ni le beneficia electoralmente. Pero, según Chávez, su deber como jefe de Estado es defender a su país ante los ataques externos. Durante varias horas de conferencia de prensa ante corresponsales extranjeros, el presidente volvió a amenazar a EE UU con suspender las exportaciones de petróleo si se fragua la supuesta operación de sabotaje que, según Chávez, la CIA estaría orquestando en el país. El Canal 8, la principal emisora estatal, retransmitió en directo la conferencia de prensa. Chávez dijo que no quería violar la ley electoral del país, pero que, "a excepción de ciertas zonas del este de Caracas", cualquiera podía hacerse una idea de lo que la gente del resto del país piensa votar hoy.

Lo más polémico es la ampliación del mandato y la reelección indefinida

La oposición ha anunciado datos de empresas encuestadoras esta semana en los que se certifica que, por primera vez en los nueve años de Gobierno de Chávez, éste afronta unas elecciones con cierta desventaja. ¿Significa eso que Chávez perderá hoy las elecciones? Las encuestadoras más solventes, como Datanálisis, que sólo se equivocó en un punto al pronosticar la victoria de Chávez el año pasado, no se han atrevido a augurar la victoria del no porque, a juicio de Luis Vicente León, su director, la diferencia es mínima entre las dos opciones y siempre hay que contar con el factor movilizador de Chávez, cuyo efecto en los últimos tres días no recogen las encuestas. Basándose en los índices de popularidad de Chávez, que superan el 60%, los encuestadores aseguran que si hoy se celebraran en Venezuela unas elecciones generales, Chávez arrasaría como lo hizo el año pasado en las generales, con un 63%, o como lo hizo en el referéndum de 2004, en el que la oposición trató de revocarlo y un 59% de los venezolanos votaron por su permanencia en el poder. Hasta la oposición parece ser consciente de eso.

Por eso, los partidos que piden el no ante el referéndum de la reforma constitucional que se vota hoy en Venezuela pagan anuncios donde se lee: "Este 2 de diciembre NO eliges presidente. Eliges tu destino".

Pero lo que se vota es la aprobación o no de una reforma de la Constitución que no goza de la total aprobación de los chavistas. El punto más polémico de la reforma es aquel en el que se aumenta el periodo presidencial desde los seis a los siete años y se erradica el límite de dos mandatos para el presidente. "En Latinoamérica", escribió Julio Andrés Borges, dirigente del partido opositor Primero Justicia en el diario El Universal, "hay ocho países con un periodo presidencial de cuatro años. El promedio en la región es de 4,6 años. Y Venezuela se alejaría de éste al tener un periodo de siete. En cuatro países de Latinoamérica está prohibida totalmente la reelección (uno de ellos es México, donde el periodo presidencial es de seis años), y en otros nueve está prohibida la reelección inmediata pero se permite la reelección después de haber transcurrido al menos un periodo presidencial con otro gobernante.

En cuatro países (Argentina, Brasil, Colombia y República Dominicana) está permitida la reelección inmediata, pero éstos tienen un periodo presidencial de cuatro años. En EE UU el periodo es de cuatro años con la posibilidad de una sola reelección inmediata. De aprobarse la reforma, el presidente de Venezuela gobernaría casi el mismo tiempo en un solo periodo de lo que estos presidentes lo harían siendo reelectos. No existe en el continente, a excepción de Cuba, país alguno sin límites de reelección presidencial.

Para los partidarios de la reforma el cambio más radical será el de la regulación de los llamados consejos comunales. "Esto supondría la transferencia efectiva del poder al pueblo organizado en consejos comunales", indica la economista Carmen Linares.

Poder absoluto y por tiempo indefinido

La reforma constitucional que hoy se somete a referéndum en Venezuela abarca en sus 69 puntos cuestiones que pueden transformar de forma profunda la vida en el país. Pero el cambio más radical, para muchos opositores, es el que permitiría prolongar el periodo presidencial de seis a siete años y romper el límite de dos mandatos que la Constitución de 1999 impone a los presidentes.El presidente Hugo Chávez podría ser reelegido cuantas veces lo desee el pueblo. Chávez ha declarado en programas televisivos que si el ex presidente español Felipe González estuvo 14 años en el poder y el ex primer ministro Tony Blair diez, sin que nadie los llamara dictadores, por qué él no podría hacerlo. "¿Por qué aquí somos negros o indios?", se preguntó."Chávez no logra diferenciar lo que es un Estado parlamentario de uno presidencialista", señala el constitucionalista venezolano miembro Herman Escarrá. "En reinos parlamentarios como el español o el inglés podría haber una reelección indefinida sin ningún problema, porque hay un control tal de los poderes y del Parlamento que nadie concibe que alguien, porque sea reelegido varias veces pudiera hacerse definitivamente del poder. En el caso nuestro, no. Aquí el presidente es jefe de Estado y de Gobierno, jefe de la Administración Pública y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional", explica Herman Escarrá."Ahora, además, sería jefe de la autoridad monetaria también, porque podría decidir sobre las reservas internacionales y las reservas excedentarias, entre otras muchísimas competencias. Es verdaderamente grave que una persona con todas esas atribuciones se perpetúe en el ejercicio del poder", añade el jurista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2007

Más información