Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:¿Por qué suben los alimentos? 1 | La leche

El campo español ya vende la leche más cara de la UE

La escalada del precio de la leche, un 24% en pocos meses, se debe en buena parte al déficit de producción

EL PAÍS inicia hoy una serie de reportajes sobre las causas del fuerte encarecimiento de los alimentos básicos en los últimos meses. La subida de la leche arranca en el campo, debido a la escasez de la cuota láctea

Las 30.000 granjas lecheras que quedan en España están vendiendo este otoño la leche más cara de Europa. El déficit de producción generado por la cuota láctea, la subida de los costes y el aumento de los márgenes comerciales están entre las causas que explican la subida generalizada del precio de venta al público del brik de leche (24%) hasta más de un euro, así como del resto de productos lácteos (yogures, quesos, mantequillas...).

Según datos de la Comisión Europea, la leche de las vacas españolas se está pagando en origen a más de 0,46 euros por litro, 16 céntimos más que en Francia y 10 más que en Alemania. ¿Por qué los ganaderos han podido encarecer su producto un 51% en unos meses? Por la cuota láctea. España tiene limitada su producción de leche a 6,1 millones de toneladas anuales, mientras que el consumo es de 9 millones. Hasta ahora el sector ha cubierto el déficit de producción con la denominada leche negra (leche fuera de cuota) y, sobre todo, con importaciones de la UE, sobre todo de Francia.

El déficit lácteo español supera el 30%, y el consumo sigue creciendo

"Este año han cambiado las cosas. Hay escasez mundial de leche, no podemos importar. La coyuntura ha desenmascarado un problema estructural: tenemos déficit de producción", dice Luis Calabozo Morán, director de la Federación Española de Industrias Lácteas (Fenil).

La propuesta de Bruselas es que, desde abril de 2008, España pueda aumentar su cuota láctea en un 2%. Las empresas dicen que es insuficiente, ya que el déficit español supera el 30%.

El origen de la escalada de precios está en el empuje de la demanda asiática y las bajas producciones de este año en Nueva Zelanda, Australia y Argentina. La leche en polvo (la que viaja y marca la cotización láctea internacional) pasó de 2,38 euros por kilo en febrero a 3,84 euros en septiembre, rompiendo años de precios estables. "Las alarmas saltaron en mayo, cuando la especulación se adueñó del mercado", explica José Luis Antuña, director general de Feiraco.

La escasez tuvo un efecto fulgurante en España. Los ganaderos llevaban más de 10 años vendiendo la leche a bajo precio, en torno a los 0,30 euros por litro. En mayo los propietarios de vacas lecheras empezaron a recibir ofertas de grandes compañías por asegurarles un suministro, a cambio de pagarles mejor. Nunca había pasado nada igual. Se desató la guerra de precios entre empresas y en agosto el litro en el campo superó, por vez primera, los 0,41 euros.

El principal escenario de la batalla es Galicia, que concentra un 38% de la producción española y un 55% de las granjas lecheras. "Aquí han venido todos a garantizarse el suministro y, tras las empresas, han llegado los intermediarios especuladores", denuncia Jesús Lence, presidente de Leite Río.

A la escasez mundial de leche se suma en España un mayor control sobre la leche fuera de cuota. Se han eliminado más de un millón de toneladas anuales de leche que antes se inyectaban al mercado sin declarar, para evitar la multa de Bruselas.

También el alza de los cereales ha contribuido a subir la leche en origen. Los ganaderos aseguran que el pienso ha incrementado su precio un 30% este año. "La leche llevaba 20 años sin subir y la escasez ha permitido romper los precios" explica el sindicato Unións Agrarias.

El resultado es que los precios del brik de leche y del resto de productos lácteos han subido este año entre un 24% y un 60%, pese a que muchas cadenas venden casi al coste. "La distribución sigue usando la leche como reclamo", analiza Luis Calabozo. Otras han empezado a aplicar márgenes elevados, lo que redunda en una mayor subida.

La patronal láctea señala que cree que los precios han tocado techo y ve probable que en 2007 se estabilicen en España en torno a 0,42 euros por litro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de noviembre de 2007