Los primeros clones de primates ven la luz

Científicos de EE UU y China aseguran haber conseguido células madre por clonación en monos 'rhesus'

Los primates, entre ellos los seres humanos, se han resistido diez años a la clonación con la técnica de la oveja Dolly, que ya ha producido ratones, perros, caballos, gatos y vacas clonados. El anuncio en 2004 del científico coreano Hwang Woo-suk de que había conseguido clonar embriones humanos para obtener células madre -la llamada clonación terapéutica- se quedó en casi nada cuando se demostró que había falsificado datos. Otro anuncio anterior, estadounidense, de la creación de un embrión humano que no se dejó desarrollar no fue confirmado y tampoco se obtuvieron células madre.

A pesar de intentarlo, no han conseguido monos clonados
El experimento representaría un salto adelante en la técnica de 'Dolly'
Un ruso dirige la investigación en el centro de primates de Oregón

Ahora, unos científicos de Estados Unidos y China, liderados por el ruso Shoukrat Mitalipov, aseguran, aunque sólo en un congreso científico por ahora, que han logrado docenas de clones del macaco rhesus y derivar células madre de los blastocistos (embriones en su primera fase de desarrollo). Este trabajo, que ya recogía sucintamente el informe de la ONU sobre la inminencia de la clonación humana hecho público el pasado domingo, está aceptado para su publicación este mismo mes en la revista Nature, aseguró ayer el diario británico The Independent.

Dado que los autores se han negado a comentar el experimento por estar todavía pendiente de su publicación en una revista científica, el periódico británico recurre a Don Wolf, ex director del laboratorio del Centro Nacional de Investigación de Primates en Oregón (EE UU) donde se ha realizado la mayor parte del trabajo, y al científico australiano Alan Trounson para comentarlo.

Lo más importante del experimento, si se confirmara, es que representa un salto tecnológico en la manipulación de los óvulos para conseguir la fusión de éstos con células de tejido adulto (de la piel, concretamente). Así se obtienen embriones con la misma carga genética que estas células.

Al parecer, se utiliza una técnica microscópica que evita el uso de luz ultravioleta y tintes que dañaban únicamente los óvulos de primates y no los de otras especies.

Este salto hace renacer la esperanza de conseguir células madre embrionarias humanas por clonación, pero también aumenta el temor de que se llegue a la clonación humana.

Según estas informaciones, el equipo de Oregón ha producido unos 100 embriones clonados y, con los científicos chinos, ha intentado el embarazo de 50 hembras, sin conseguir ningún mono clonado. La eficiencia de la técnica es baja, como en el resto de las especies clonadas. Sin embargo, sí aseguran que han derivado líneas de células madre del manojo de células que forma el embrión en sus primeros días de desarrollo. Y creen que han conseguido transformar algunas de estas células madre en células cardíacas y neuronas funcionales.

Cualquier anuncio de este estilo es acogido con desconfianza por la comunidad científica, tras el escándalo de Hwang. Sin embargo, también se han establecido nuevos protocolos para confirmar si lo que los científicos afirman haber logrado en el área de la clonación es cierto, que se aplican antes de la publicación en una revista científica. De esta forma, la garantía de que los resultados son ciertos es más elevada que anteriormente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS