Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Buen rollo asambleario

Ojos de Brujo obtienen el premio Grammy Latino al mejor álbum flamenco

"Estamos entre emocionados y paralizados", dice Sergio Ramos, batería de Ojos de Brujo por teléfono desde Barcelona. Tanta parálisis se debía ayer a que el grupo acababa de llegar de Londres, de dar un concierto en una sala ante 3.000 personas, cuando llegó la noticia de que habían ganado el Grammy Latino al mejor disco flamenco por Techarí. "Estábamos todavía digiriendo lo de Londres cuando me llamó Ramón. Dijo: '¡Hemos ganado!' y empecé a recibir mensajes de felicitación. Todavía tengo 20 sin abrir".

Desde 2002 han dado cerca de 500 conciertos, el 60% fuera de España

Ramón Jiménez es guitarrista. Y como Ojos de Brujo es un colectivo autogestionado en el que se reparten las funciones, a él le tocan las de promoción. Por eso viajó a Las Vegas a la gala de los Grammy, que se celebró en la madrugada de ayer y de la que salieron triunfadores, además de este colectivo de flamenco sui géneris, Juan Luis Guerra (premio al disco y la canción del año), Ricky Martin y el reggaetón alejado de los tópicos de Calle 13.

Hace tres semanas, Ramón Jiménez también ejercía de portavoz ante los medios para presentar su nuevo disco, Techarí live, su cuarto álbum, un compacto con DVD que recoge un concierto grabado en Barcelona el 26 de diciembre de 2006. "Nosotros somos nuestra discográfica, nos rendimos cuentas a nosotros mismos y pensamos que lo bonito sería unir en un mismo escenario a toda la gente con la que hemos colaborado. Martirio, Faada Freddy, Gyan Singh... En la asamblea dijimos: 'Si luego podemos sacarlo en directo, lo hacemos, que los fans llevan años reclamándolo'. Hubo magia ese día y había ocho cámaras para dar fe".

Tanto Sergio como Ramón defienden con orgullo su naturaleza de colectivo que funciona como una cooperativa asamblearia. "Yo que soy artista, productor y sello no le tengo que rendir cuentas. Si tenemos un marrón vamos a tomar una caña, y ya está. Hemos pringao, pues hemos pringao", explicaba Ramón. "Para nosotros este premio es una caricia. Yo he dormido en la calle y ahora pienso: 'Pues igual no somos tan hippies y tan raros", reflexionaba Sergio.

Los datos les dan la razón. En el último lustro han dado alrededor de 100 conciertos al año, el 60% fuera de España. De las 150.000 copias que ha vendido Techarí, 90.000 las han colocado en el extranjero. Y además del Grammy, la emisora británica BBC les ha incluido en sus premios anuales en la categoría de mejor grupo de world music europeo del año, un galardón que ya se llevaron en 2004. "Para la BBC somos un grupo de músicas del mundo, para los Grammy, de flamenco. Y para la gente de aquí somos un grupo de buen rollito sound. Y sobre todo: cuando hay una crisis, nos reunimos y la solucionamos", incide Ramón.

Tal era el caso el día de la presentación de Techarí live. "Marina

que está embarazada de tres meses, se puso malita. Ha tenido una complicación y el médico le ha recetado reposo, no puede viajar. En ese momento hemos puesto en marcha el comité. Porque claro, anular es un marronaco que te cagas. ¡Es nuestra presentación en Madrid! ¡Venimos con el disco nuevo! ¿Qué hacemos, tío? Repartirnos las tareas: uno habla con el promotor. Otro está pendiente de cómo está Marina. Otro calcula cómo quedan las cosas si no hacemos los conciertos previstos. Y otro comunica a la peña que en los siguientes bolos tendremos que cobrar menos".

"Marina sigue malita", dicen desde la oficina que gestiona los asuntos de Ojos de Brujo en Madrid. Pese a todo, en noviembre actuarán en Bruselas, San Sebastián, Madrid (finalmente el día 22) y a finales de diciembre en Bilbao y Zaragoza. Entremedias tienen prevista una visita a México, cuenta Sergio: "De momento tendremos poco tiempo para celebrar el premio. Estoy recibiendo mensajes de todo el mundo. ¡Hasta de la vecina de mi tía!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 2007