Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre Iberoamericana en Chile

Los empresarios reclaman más seguridad jurídica y política

Los presidentes de las organizaciones empresariales de Iberoamérica, reunidos en Santiago de Chile con ocasión de la 17ª Cumbre Iberoamericana, expresaron ayer su "profunda preocupación por el aumento de la inseguridad política y jurídica, así como por los ataques a la iniciativa privada en algunos países" de la zona. Gerardo Díaz Ferrán, presidente de CEOE, la patronal española, indicó a los periodistas que las quejas manifestadas se referían, "por este orden, a Venezuela, Bolivia y Ecuador". Salvo Cuba, los 22 países integrados en el sistema de las cumbres estuvieron representados en este encuentro.

Los tres países citados "no son nada atractivos en estos momentos para los empresarios españoles, y creo que para nadie", llegó a afirmar Díaz Ferrán, a la misma hora en que las protestas contra el régimen de Hugo Chávez arreciaban en Caracas. El presidente de la CEOE trazó una divisoria clara entre los países iberoamericanos que aceptan la economía de mercado y los que la cuestionan. Los primeros, entre los que destacó a Chile, Colombia, Brasil, México y casi toda Centroamérica, están introduciendo importantes reformas para afrontar la globalización. Los segundos, no, aunque se beneficien igualmente de las altas tasas de crecimiento en toda la región.

En la declaración emitida al final del encuentro empresarial, se lee que "donde existe inseguridad jurídica (...) se produce inmediatamente una desaceleración del desarrollo (...) y un retorno a mayores índices de pobreza". También que "la inestabilidad política daña la credibilidad del país en su conjunto y limita las posibilidades de expansión interna, así como la inversión extranjera".

Cierre de empresas

Díaz Ferrán ilustró estas ideas con el ejemplo de Argentina, donde, dijo, en los años de la crisis desaparecieron 45.000 empresas, mientras que, desde 2002 hasta hoy, se han creado más de 90.000. Según Federcámaras, la patronal venezolana, de las 11.600 industrias que había en 1999 en Venezuela quedan hoy 4.600 firmas, lo que supone una reducción al 20% de la capacidad productiva del país.

El dirigente empresarial español valoró las reformas internas como un instrumento de desarrollo mucho más importante que las políticas de solidaridad que el presidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, promueve en esta cumbre, orientada a potenciar la cohesión social. Zapatero impulsa la creación de un Fondo Iberoamericano de Cohesión, que sería una réplica muy modesta del sistema de ayudas de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2007