Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El ordenador aún no puede con la tiza

El 80% de alumnos de ESO no lo usan nunca o casi nunca en la mayoría de materias

El uso de las nuevas tecnologías, del ordenador, de Internet, mejora los resultados de los alumnos, según un buen número de investigaciones, entre otras, de la OCDE. Pero ya no se trata sólo de que las bondades demostradas convenzan a administraciones y profesores para aplicar los avances tecnológicos en clase, sino de una obligación legal. La nueva ley educativa (LOE) establece que el uso de las nuevas tecnologías debe impregnar todas y cada una de las materias, que los alumnos deben dominarlas, como una competencia básica, al final de la ESO.

Pero, de momento, aunque ya hay en los institutos españoles un ordenador por cada seis alumnos, más del 80% de los estudiantes de la ESO no usa nunca o casi nunca el ordenador en la mayoría de las materias, según el informe Las tecnologías de la información y la comunicación en la educación, del centro de investigación educativa CNICE y la empresa pública Red.es (ver gráfico). El estudio se presentó la semana pasada durante el IV Congreso EducaRed sobre nuevas tecnologías y educación, en el que participación de más de 2.100 profesores. Para elaborarlo se ha encuestado a más de 4.000 docentes y 22.000 alumnos de 616 centros educativos.

Hay ordenadores en los centros, y el 92% tiene conexión a Internet, aunque sólo llega a las aulas en la mitad de los institutos y el 36% de los colegios de primaria. Así que ahora el objetivo es integrarlos en las clases, para que no pase como "con aquellos vídeos que llegaron a escuelas en los años setenta", aseguró en el congreso Borja Vázquez, director del centro concertado madrileño Montserrat.

El director del CNICE, Mariano Segura, dice que las nuevas herramientas deben estar integradas, pero "no anulan todas las demás". El centro de investigación, dependiente del Ministerio de Educación, está desarrollando todo tipo de materiales digitales didácticos y de formación para cada una de las materias (ya se pueden consultar en www.cnice.mec.es). Lo están haciendo también con las editoriales de libros de texto. "Es verdad que todavía cuesta llevar las tecnologías al aula, pero la tecnofobia está completamente superada", señala Segura.

Un paseo por Educared demuestra que hay muchos docentes implicados en el proceso, aunque, porcentualmente son muy pocos los que lo llevan a cabo, como demuestra el informe. Y los proyectos son muchas veces dispersos, "cúmulos de anécdotas", aseguran los profesores de secundaria Ildefonso Maza y José María Arias. Ambos han desarrollado desde 2000 materiales didácticos que cubren todo el programa de matemáticas desde 1º de ESO hasta bachillerato, con ejercicios concretos para cada lección, y han demostrado con 1.800 alumnos que el ordenador mejoraba un 25% los resultados en matemáticas (los detalles se pueden ver web www.infoymate.net). Pero, sobre todo, ambos consideran que lo fundamental ahora es que las administraciones pongan medios, controlen y exijan el cumplimiento de la ley, "que no quede todo en poner textos bonitos en las programaciones".

Empezando por la formación -"hasta ahora ha sido básicamente de alfabetización digital", dice Segura-, ya que su escasez es la principal dificultad que señalan los docentes (el 78,2%) a la hora de utilizar las nuevas tecnologías en sus clases. Las otras dificultades son la falta de tiempo (72,3%), la carencia de personal especializado (63,9%), la escasa motivación (58,9%) o la falta de recursos (57,3%).

Para jugar y escribir trabajos

Los ordenadores han llegado a los centros. Es un hecho. Se utilizan en todo tipo de trabajos de gestión o para mantener las páginas web de la escuela (tienen cuatro de cada cinco institutos). Incluso dos de cada cinco centros escolares tienen servicios de intranet y red inalámbrica de acceso a Internet.Pero jugar y escribir trabajos son las dos tareas principales para las que los alumnos usan los ordenadores en las escuelas. Y tampoco mucho: lo hacen habitualmente entre el 15% y el 24% de los estudiantes de primaria y ESO. En general, los escolares están completamente familiarizados con el ordenador (el 85% tiene uno en casa) y, en menor medida, con Internet (lo tienen la mitad de ellos). La inmensa mayoría de los alumnos utiliza el ordenador casi todos los días o varias veces a la semana."Llama la atención el escaso aprovechamiento, en el centro educativo, de capacidades que los estudiantes dicen tener y poner en práctica de forma habitual", dice el informe del centro de investigación educativa CNICE. Y llama aún más la atención por la confianza en las nuevas tecnologías que afirman tener los profesores: más de la mitad cree que permiten estilos docentes más personalizados y flexibles y que mejoran la participación. Más del 90% de los enseñantes utiliza estos medios y más del 80% lo hace también para preparar sus clases. Y la mitad de ellos había hecho algún curso de formación en nuevas tecnologías el curso anterior a la encuesta.Entonces, ¿por qué no se utiliza más en las clases? Sólo el 20% de los profesores dice tener seguridad técnica y didáctica suficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2007

Más información