Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crecen los expedientes por irregularidades en la campaña de la fruta

Reaparecen en Lleida las empresas de prestamismo laboral irregular

La Inspección de Trabajo de Lleida ha levantado durante la campaña de recolección de la fruta que acaba de finalizar un total de 55 expedientes por diversas infracciones a la normativa cometidas tanto por los trabajadores -la mayor parte de ellos extranjeros- como por los empresarios del sector. Esta cifra es una de las más elevadas de los últimos años y duplica las registradas la pasada temporada.

Este año han aumentado las infracciones y ello puede ser debido también a que los inspectores han intensificado las visitas a las explotaciones agrícolas y centros de trabajo para garantizar una correcta contratación de los 6.800 temporeros extranjeros que el pasado verano encontraron trabajo en la campaña de recogida de la fruta de Lleida. Las inspecciones se han saldado con los citados 55 expedientes sancionadores por presuntas irregularidades en la contratación de los temporeros y con 16 expedientes de expulsión de España de trabajadores indocumentados.

Balance de campaña

Las autoridades laborales hicieron balance ayer de la campaña del pasado verano y destacaron un incremento del número de casos de prestamismo de trabajadores entre diferentes empresas, actuación totalmente penada por la legislación cuando se realiza sin papeles.

El jefe de la Inspección Provincial de Trabajo de Lleida, José Vicedo, explicó que este año se han detectado hasta cinco empresas que prestaban a trabajadores a cambio de dinero sin disponer de las autorizaciones correspondientes. Por este motivo se han incoado 11 actas de infracción, cuando el año pasado sólo se abrieron dos actas por esta misma causa.

Vicedo alertó a agricultores, cooperativas y centrales frutícolas para que, antes de contratar a los temporeros, se cercioren de que las empresas cumplen todos los requisitos legales, principalmente que los trabajadores tengan permiso de trabajo y estén dados de alta en la Seguridad Social. Los inspectores laborales también han detectado que 28 temporeros estaban trabajando sin documentación o suplantando la identidad de otras personas que reunían los requisitos para hacerlo.

Las autoridades laborales ya preveían que la pasada campaña sería más complicada que las anteriores debido a la peculiar entrada de Rumania en la Unión Europea. Algunos ciudadanos de ese país no sabían que necesitaban una autorización especial para poder trabajar en la campaña de recogida de fruta.

Por otra parte, la pasada ha sido una campaña de transición, ya que con el nuevo Estatuto catalán está previsto que las competencias en esta materia sean transferidas a la Administración autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2007