Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socios de Montilla le emplazan a exigir la dimisión de Álvarez

El presidente catalán recurre a Zapatero para abordar la crisis

La gestión de Magdalena Álvarez al frente del ministerio de Fomento amenaza incluso la cohesión del Gobierno tripartito catalán. Los dos socios del Partit dels Socialistes en la Generalitat, Esquerra Republicana e Iniciativa, se niegan a asumir el "desgaste" que implica defender desde la Generalitat la gestión de Fomento cuando los problemas en las obras del AVE han dejado a 160.000 catalanes sin trenes de Cercanías.

Por eso reclamaron ayer formalmente al presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, que exija la dimisión de la ministra. "Ya no sabemos que más tiene que pasar para que la ministra dimita", dijo el portavoz republicano Joan Ridao. Iniciativa reclamó la "destitución fulminante" de Álvarez. Montilla y el PSC se quedaron solos en el Parlamento catalán. Y no es que defendieran a la ministra. Simplemente se limitaron a no criticarla y a no pedirle que se marche. "No le corresponde al presidente de Cataluña pedir la dimisión de un ministro", dijo Montilla como toda respuesta.

La consigna del presidente y del PSC es olvidarse de la ministra y centrarse en defender la tarea de la Generalitat en el plan de emergencia puesto en marcha el pasado sábado cuando el último socavón en las obras del AVE obligaron a cortar tres de las seis líneas de Cercanías de Barcelona y una de Ferrocarrils de la Generalitat. ERC e ICV piden más contundencia contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Montilla y Zapatero intentaron ayer rebajar estas tensiones mediante una conversación telefónica en la que también hablaron de cómo afrontar la crisis.

El Gobierno catalán, sin competencias sobre Cercanías, tuvo que aguantar un alud de críticas de la oposición. Convergència i Unió y el Partido Popular denunciaron "falta de liderazgo" de Montilla para ponerse al frente de la crisis ferroviaria.

Así las cosas, el presidente de la Generalitat deberá comparecer en el Parlament de Cataluña para defender su actuación en la crisis. En un principio, CiU barajó exigir un pleno extraordinario. Al final ha optado por pedir una comparecencia del presidente en el pleno ya previsto del 14 de noviembre. "Lo importante es que Montilla se explique en persona y no delegue", afirmaron ayer fuentes de CiU.

En Madrid, la ministra de Fomento se reunió con el consjero Joaquim Nadal. La reunión estaba prevista, para un asunto de traspaso de carreteras, pero sirvió para que el consejero recordara a Álvarez que la negociación sobre el traspaso de Cercanías deben incluir, y ahora más que nunca, fuertes dosis de inversión.

Álvarez, por la mañana tuvo que responder sobre la crisis en el Senado. Negó que los problemas del AVE vengan de las "prisas" para inaugurar antes de las elecciones, informa Pablo X. Sandoval. "La fecha de terminación para los últimos tramos se fijó para el primer trimestre de 2007", explicó, convirtiendo insólitamente los incumplimientos de fechas en síntoma de buena gestión. El resto de la explicación la dio Joan Clos, ministro de Industria. Volvió a achacar todos los problemas a la falta de inversión en tiempos del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007