Reportaje:La Andalucía de batas blancas

Cría y cazatalentos

Andalucía ha multiplicado por nueve las ayudas para investigadores

Son más de 18.000 investigadores y se encuentran en un momento estelar. Andalucía ha dado en tres años un salto cualitativo y cuantitativo formidable en el mundo de la investigación. 25.000 millones de euros, cuatro billones de las antiguas pesetas, tienen la culpa: el presupuesto andaluz de I+D+I hasta 2013.

Dentro de ese plan general, y para esta legislatura a punto de concluir, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa creó una línea para proyectos de investigación de excelencia. El resultado en cifras: 936 proyectos, 453 doctores, 613 investigadores en fase predoctoral y 311 técnicos de apoyo.

En resumen, 177 millones de euros que han incrementado la nómina de investigadores en un millar y que han permitido además el retorno o el fichaje de una decena de talentos con prestigio internacional como el profesor de la Universidad sueca de Lun Elis Holm, el del doctor arquitecto Ricard Pie Ninot, la doctora en Ciencias Josefa Muñoz, el catedrático Antonio Villar, el médico-cirujano Gonzalo Moscoso Alvariño, procedente del King's College (Londres), o Ángel Ricardo Plastino, investigador argentino procedente de la Universidad de Pretoria, en Suráfrica.

Bartolomé Miguel Simonet Siau, de la Universidad de las Islas Baleares, John Markoff, profesor de Sociología, Historia y Ciencia Política de la Universidad Johns Hopskins, o el profesor Nikolaos Georgantzís, procedente de la Universidad Jaime I, son tres de las últimas incorporaciones.

Todos estos proyectos son evaluados, ante de ser elegidos y subvencionados, por la Agencia Andaluza de Evaluación de la Calidad y Acreditación Universitaria, mediante el sistema peer review, con la participación de más de un millar de evaluadores externos.

Además, en este plan los investigadores menores de 35 años tienen reservados el 10% de los fondos, y a partir de 2008 los predoctorales podrán disfrutar de una fórmula de salario que pasa del 2+2 actual (dos primeros años mediante una beca, los dos últimos mediante un contrato con el centro de investigación beneficiario) al 1+3+1, el primer año con beca, los tres siguientes con contrato de formación y el último con contrato laboral.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS