Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Premio Nobel de la Paz

"Nos enfrentamos a una emergencia planetaria"

El hombre que con sentido del humor bromea sobre su polémica pérdida de la Casa Blanca frente a George Bush en 2000 diciendo "yo solía ser el próximo presidente de EE UU", se definió ayer "profundamente honrado" por el galardón concedido junto al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, siglas en inglés).

Gore comparecía ayer por la tarde ante la prensa en California. "Nos enfrentamos a una emergencia planetaria. La crisis climática no es un asunto político, es un desafío moral y espiritual a toda la humanidad", declaró el activista frente a los focos, para luego recurrir a un proverbio africano que dibujaba la urgencia de la situación que vive la Tierra. "Si quieres ir deprisa, ve solo. Si quieres llegar lejos, actúa con otros. Hoy necesitamos ir deprisa y lejos". No queda tiempo.

Por eso Gore, a quien le corresponde la mitad del premio, 1,1 millones de euros, comunicaba que donará el dinero a la Alianza por la Protección del Clima, una organización bipartidista sin ánimo de lucro comprometida en la difícil labor de concienciar a la opinión pública mundial de la urgencia de resolver el problema del cambio climático.

El optimismo ecologista despertado por la concesión del Nobel a Gore no esconde algunos claroscuros en las decisiones anteriores del ex vicepresidente de un país que a día de hoy ha firmado pero no ratificado el Protocolo de Kioto. El 25 de julio de 1997 John Kerry y Ted Kennedy, con el voto positivo de otros 93 senadores, aprobaron una resolución que decía que "EE UU no debería firmar el protocolo". Gore presidía el Senado como vicepresidente. El resultado: 95 contra cero en contra de Kioto. El protocolo volvía a estar listo para ser firmado en 1998. Clinton pasó in extremis la firma del tratado a días de culminar su presidencia y pasar el mando al republicano George Bush que llegaba a la Casa Blanca por concesión del Tribunal Supremo de EE UU. Gore ha acusado reiteradamente a Bush de "lo que él mismo no pudo conseguir", según el ex alcalde de Nueva York, el demócrata Ed Koch: incluir a las naciones más contaminantes, las que están en vías de desarrollo.

Este mes. Gore recogerá en Oviedo el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007 por "su decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de octubre de 2007