Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rebaja el impuesto a los yates y a los aviones privados en la Ley de Calidad del Aire

El Senado baja a última hora el tributo de matriculación al 9,75%, como para un coche mediano

En una ley que pretende defender el medio ambiente, el PSOE ha bajado el impuesto de matriculación a los aviones privados y a los yates de recreo. Así lo aprobó ayer la Comisión de Medio Ambiente del Senado en el penúltimo paso de la tramitación de la Ley de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera. La enmienda entró a última hora y salió de la comisión sin votos en contra.

La Ley de Calidad del Aire es una de las grandes apuestas del Ministerio de Medio Ambiente, que dirige Cristina Narbona, para atajar la contaminación. El texto obliga a limitar el tráfico y la urbanización en zonas que superen los niveles de polución y obliga a los ayuntamientos a tener planes de movilidad. El 26 de junio. En el Congreso, el PSOE pactó con IU-ICV y ERC que, además, modificaría el impuesto de matriculación para que los coches paguen en función de su emisión de CO2. Los detalles se dejaron para el Senado.

Y esos detalles escondían una enorme letra pequeña. "En relación con el resto de medios de transporte, como las embarcaciones de recreo en general, las aeronaves de uso privado y otros vehículos terrestres que no son turismo, se benefician, en términos generales, de una reducción de la tributación puesto que pasan a tributar a un tipo del 9,75% en lugar del tipo 12%", afirma el texto presentado por el PSOE para desarrollar el pacto de junio. Esto no es aplicable a las motos de agua y los quads, cuyo impuesto se eleva al 14,75%.

Un avión bimotor de la marca Citation, uno de los más comunes, cuesta entre 800.000 euros y 20 millones. Para el más barato, la reforma aprobada ayer supone una rebaja de unos 18.000 euros; para el más caro, de 450.000 euros.

El propio ponente socialista de la ley, el senador Javier Castaño, reconoció durante la sesión de la mañana que estos vehículos "se benefician en términos generales de una reducción de tributación". Por la noche, explicó que la enmienda procedía "de Hacienda" y que ignoraba la razón o si se habían subido otros impuestos a cambio. Este diario intentó, sin éxito, obtener la versión de Hacienda o de Medio Ambiente.

Todo o nada

La Comisión tramitó el proyecto por competencia legislativa delegada. Es decir, el texto ya no pasa al Pleno del Senado, sino directamente al Congreso. Al estar todo contenido en una sola enmienda, la Cámara podrá votar sí o no al nuevo impuesto de matriculación, pero no de forma selectiva. O anula todo -incluido la reforma del impuesto de automóviles- o aprueba todo -incluyendo la rebaja a los jets privados-. Si el PSOE hubiese presentado la rebaja fiscal a los yates y los jets privados por separado, aún podría anularse.

El diputado de IU-ICV Joan Herrera afirmó que el texto vulnera el pacto que alcanzaron los partidos de izquierda en el Congreso. En la comisión hubo dos abstenciones.

Con esta reforma, los aviones privados y los yates y "otros vehículos de motor que no son turismos" pasan a pagar un 9,75%, lo mismo que un coche mediano que emita menos de 200 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido. La ley sube el impuesto a los que emitan más, los más potentes, que pagarán un 14,75%. Los que emitan menos de 160 gramos por kilómetro (turismos pequeños) pagarán el 4,75%. Los híbridos y los muy pequeños -que emiten menos de 120 gramos por kilómetro- no pagarán el impuesto. El Gobierno afirma que el impacto en la recaudación será nulo; que la subida a los coches más potentes se compensa con la bajada a los más ecológicos.

Además, el Senado introdujo otro cambio importante. Las familias numerosas han quedado eximidas del impuesto de matriculación de los coches con las modificaciones introducidas ayer en el Senado a la Ley de Calidad del Aire. La idea fue presentada por el PNV y apoyada por todos los grupos menos por el PSOE. En opinión del ponente socialista, Javier Castaño, la modificación carece de sentido, ya que las familias numerosas mantienen las bonificaciones de las que disfrutan en este impuesto, que sólo ha cambiado en la forma de calcularse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de octubre de 2007