Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición exige al Gobierno todos los datos de los mataderos

PSE y PP quieren saber de dónde procede la carne que se sacrifica

La oposición sigue sin fiarse de la política de mataderos impulsada por el Gobierno y pretende un mayor control. El PP ha presentado una proposición no de ley para obligar al Departamento de Agricultura y Pesca a realizar un informe detallado sobre todos los animales que se sacrifican en los mataderos vascos. Los populares quieren que ese informe sea semestral. Los socialistas han presentado una enmienda para hacerlo anual.

María Carmen López de Ocáriz, parlamentaria popular, y el socialista José Luis Anda están muy descontentos con el oscurantismo que rodea a todos los datos sobre los animales que entran y salen de los mataderos vascos. Cada pregunta parlamentaria que uno u otro han ido presentando sobre esta cuestión al consejero, Gonzalo Sáenz de Samaniego, se ha encontrado con una respuesta que no permitía conocer con claridad la procedencia de las reses sacrificadas en la comunidad autónoma.

Sus dos proposiciones plantean ahora que se determine los animales que se sacrifican mensualmente; su lugar de nacimiento; dónde fueron cebados; ruta de traslado; método de sacrificio; comercialización; y dónde y cómo se eliminan los materiales de riesgo, su inspección y ruta. Su única diferencia es que el PP quiere que el departamento informe cada semestre y el PSE, una vez al año.

La opacidad informativa sobre esta cuestión deriva del modelo cárnico que el Gobierno decidió en impulsar en 1997, que tiene en el matadero Gurokela, sito en Bilbao, su pieza clave. Gran parte del sector primario, encabezado por el sindicato ENHE, se ha opuesto a este modelo de explotaciones de perfil intensivo. EHNE acusó la semana pasada a Gurokela de importar carne de fuera de Euskadi y venderla a precios mucho más bajos que la de la comunidad autónoma. El sindicato agrario considera que el modelo guarda demasiadas similitudes con lo que sucede en el sector lácteo con Iparlat, empresa donde el peso del ganadero ha ido disminuyendo progresivamente.

Gurokela 2004, sociedad participada por Gurokela (60% del capital) y la privada Mafrialsa, gestiona el mayor matadero de Euskadi, en el barrio bilbaíno de Zorroza. Gurokela está participada a su vez por 263 ganaderos y el Ejecutivo, que posee el 23,9% de las acciones.

A las críticas del sector se deben sumar la de otros mataderos como el de Durango, gestionado por Erralde, que lleva medio año de actividad y se ha encontrado con una competencia que sus gestores califican de desleal. Además, han solicitado datos de otros mataderos e incluso de la carne de calidad que se comercializa con el distintivo Eusko Label y les ha sido negada, algo que no entienden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007