Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el paraíso fiscal

Pese a que los obispos dicen sentirse perseguidos y acosados por un fundamentalismo laicista casi general, su iglesia vive en España en el mismo paraíso fiscal con que Franco la premió por apoyarle con entusiasmo en la Guerra Civil y en su larguísima dictadura. La "congrua dotación" de entonces (como "sociedad perfecta y única religión de la Nación", reza el Concordato de 1953) se concreta ahora con el pago anual de 5.057 millones de euros (datos de 2006) para sueldos de eclesiásticos y subvenciones a las diversas actividades de la Iglesia católica (educación, capellanías, servicios sociales...), y con la exención total de impuestos como la contribución urbana; rentas y patrimonios; sucesión, donaciones y transmisiones patrimoniales; contribuciones especiales; tasa de equivalencia, etcétera. Una excepción: a partir de 2008, los obispos pagarán el IVA por exigencia de Bruselas, pero el Gobierno les ha compensado con creces por esta excepción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007