Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el padre de una niña ahogada en un pueblo de Málaga

El progenitor, imputado de homicidio imprudente, regresó solo tras un paseo al río

La Guardia Civil detuvo el sábado por la noche en la localidad de Istán (Málaga) al padre de una niña de 14 meses que falleció ahogada en un arroyo cercano. El progenitor, acusado de homicidio imprudente, fue el último en ver a la menor con vida. El sábado, mientras en el pueblo se celebraba la feria de San Miguel, el padre llevó a la niña a dar un paseo por el campo, y regresó solo. Casi cuatro horas después el cadáver de la menor era encontrado en una poza.

Según testigos del hecho, el hombre regresó a Istán (1.400 habitantes) sobre las 20.30 ebrio, con las ropas desgarradas y en estado de shock. De sus monosílabos "mi hija" y "agua" los vecinos dedujeron que la niña podía estar en el cauce del río. Después de tres horas de búsqueda, un joven de la localidad dio con la niña, llamada Julia. Estaba semisumergida en una poza de poco menos de un metro de profundidad en un cauce de difícil acceso. Los servicios de emergencia que acudieron a prestar servicio en la feria trataron de reanimarla sin éxito. La autopsia determinó que la causa de la muerte fue por "asfixia mecánica por ahogamiento".

La pequeña fue hallada cerca de medianoche. Estaba en un arroyo cercano, pero de acceso difícil para un bebé que hacía apenas dos meses había comenzado a caminar. "Para llegar hasta allí es necesario descender una pendiente de cemento, cruzar un sendero de pasto muy estrecho y atravesar un puente de tablas que crujen de viejas. Se conoce que el padre fue por un camino y regresó acortando, porque venía magullado por las zarzas", explicaba ayer una vecina. El joven que encontró a la niña seguía ayer "traumatizado", según varios habitantes de la localidad. Justo después de encontrarla, la Guardia Civil detuvo al padre, de 32 años y nombre Miguel Ángel. Ayer estaba pendiente de pasar a disposición judicial en el juzgado número tres de Marbella.

"La madre estaba rota, no se creía lo que le estaba pasando", afirman los vecinos. "Toda su familia estuvo apoyándola hasta que levantaron el cuerpo, sobre las cinco de la mañana. Después se fueron todos a Málaga". La pequeña fue trasladada al Instituto de Medicina Legal, donde ayer le practicaron la autopsia. La familia reside en Marbella, pero había ido a Istán, de donde proceden los abuelos paternos de la víctima, a pasar el fin de semana.

Aquella mañana, la pequeña Julia había estado disfrutando de las atracciones ambulantes de la feria de San Miguel con su hermana de cuatro años. Según los vecinos, los padres comieron en una peña de amigos y por la tarde padre e hija salieron a dar un paseo. "Dicen que él no bebía nada, como mucho café con leche", mantenía Manuel Orozco, presidente de una de las peñas del pueblo. Otros vecinos afirman lo contrario. "Yo no sé qué tenía, pero cuando vino sin la nena estaba enajenado", apuntó una residente que quiso ocultar su identidad. El detenido es hijo de un vecino de Istán. Trabaja en la albañilería, mide 1,80 metros y es de complexión fuerte.

Los vecinos le vieron llegar por la parte alta del pueblo a las 20.30. Regresó de su paseo con las ropas mojadas, completamente arañado y con un golpe en la cabeza. "Repetía que había perdido a su hija y poco más", explicaba una vecina que participó en la búsqueda. Dado que el pueblo estaba en fiestas, anunciaron por los altavoces el suceso y rápidamente se organizó la búsqueda. "Más de la mitad de los vecinos reforzaron el dispositivo de Protección Civil", señalaba José Miguel Marín (IU), alcalde de Istán. "La noche ya estaba cerrada, así que compramos linternas y cada uno fue por un lado", mantenía otro vecino.

Minutos después de encontrar a Julia se corrió la voz y se reanudó la fiesta, al pensar que estaba viva. La feria volvió a ser suspendida cuando los vecinos supieron del fallecimiento. El alcalde convocó un pleno a las dos de la mañana y decidieron clausurar los actos y declarar dos días de luto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de octubre de 2007