Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Susceptibilidad poco evangélica

En mi artículo Guatemala, un volcán (EL PAÍS, 31-8-2007) analizo, ante las elecciones del domingo, la situación de este complejo país lleno de problemas como el alto índice de pobreza, gran diversidad étnica (23 diferentes), inseguridad alarmante, fragilidad de las instituciones, etcétera.

A él responde Jorge Fernández Basso, en nombre de las Entidades Evangélicas en España, ofendido por la siguiente frase descriptiva del mosaico del país: "También es diversa la implantación de religiones, pues junto al catolicismo y el sincretismo con creencias autóctonas son influyentes sectas protestantes, varias financiadas desde EE UU". A esta frase de mi artículo no se contesta con una precisión, sino con una desmesurada y despiadada catarata de descalificaciones y epítetos personales escasamente evangélicos, muy impropia de quien los escribe desde su condición de cristiano y absolutamente desconocedor de mis planteamientos personales sobre tolerancia y mi compromiso con los derechos humanos.

No ha sido nunca mi intención ofender a nadie por sus creencias o no creencias religiosas ni por muy minoría que pueda ser, pero el diccionario de la Real Academia cuando alude a la palabra "secta" le asigna el siguiente significado: "Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia o independiza de otra". Así pues, lo que expreso coincide con la realidad, más aún cuando no pretendía maltratar a nadie, ni siquiera a quien fuese de susceptibilidad desmesurada, y si alguien lo entendió así, si fuese preciso le presento mis disculpas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pero lo cierto es que en Guatemala, reitero, tienen gran peso diversas sectas protestantes. Algunas respetables como la evangélica pero otras menos, siendo muy poderosas con muchos y potentes canales televisivos de telepredicadores dignos de película. Cualquier persona me merece un profundo respeto por su religión si es de corazón. No en cambio personajes muy relevantes de estas sectas a las que aludo como Ríos Montt, ex presidente, golpista militar, presunto causante (para la Audiencia Nacional española) de un genocidio de más de 200.000 personas mayas. Su condición de miembro muy activo y financiador de una de esas sectas que menciono me es indiferente, pero no que pudiera ser el presunto responsable de tales crímenes en Guatemala. El silencio de estos hechos será poco evangélico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS