Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos del CSIC piden más protección para los corales del Cap de Creus

Un equipo del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) inició ayer una campaña para estudiar el estado de las comunidades de coral profundo del cañón submarino del Cap de Creus. El lunes tuvo lugar la primera inmersión y el equipo científico, formado por cuatro biólogos marinos, un geólogo y dos técnicos y dirigido por los investigadores del CSIC Covadonga Orejas y Josep Maria Gili, lanzó un mensaje de alerta. "Es una zona única y muy frágil que merece ser objeto de una protección más rigurosa", aseguró Orejas, que trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona.

La expedición, que se prolongará 13 días a bordo del buque oceanográfico García del Cid, persigue conocer de manera "exhaustiva" esta zona: un auténtico bosque sumergido, refugio y zona de cría de especies como la gamba roja o la merluza.

Un robot submarino tripulado filmará y recogerá muestras de coral profundo, diferente del apreciado coral rojo que se usa en joyería. El aparato permite inmersiones de hasta 400 metros de profundidad y da cabida a dos personas, el piloto y un investigador. Según los científicos, la zona es uno de los últimos lugares del Mediterráneo donde hay bancos de corales, un ecosistema muy castigado durante décadas por la acción de las flotas de arrastre.

El cañón del Cap de Creus, con profundidades que alcanzan los 1.200 metros se caracteriza por su relieve escarpado, lleno de rincones, y por sus fuertes corrientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007