Reportaje:

La molécula de la memoria

Identificada en ratas una proteína clave para recordar lo aprendido

Aprender no es sólo grabar estáticamente algo en el cerebro. Hay que mantener vivo el mecanismo, según acaban de demostrar científicos del Instituto Weizmann de Israel. De este trabajo se encarga una enzima -un tipo de proteína- llamada PKMzeta, que se encuentra en las sinapsis (uniones) de las neuronas del córtex cerebral, la región en la residen los recuerdos. Los resultados han sido publicados en la revista Science.

La investigación, hecha con ratas, es sencilla. Primero, se enseña a los animales a odiar gustos. Para ello, cuando el roedor degusta el alimento, recibe una descarga eléctrica. Los animales enseguida aprenden la lección, y dejan de acudir al reclamo del alimento. Una vez que los roedores han aprendido a rechazar el cebo, viene la segunda parte. Se toma a las ratas y se les inyecta en el cerebro otra molécula que actúa acoplándose a la enzima e impidiéndola actuar. Después, se les vuelve a someter a la misma tentación. El resultado es que la rata se olvida de que no debe ir a comer; pica, y recibe de nuevo una descarga eléctrica.

El efecto de este tratamiento para perder la memoria persistía un mes después de que las ratas recibieran la inyección -el equivalente a un año o más en la vida de un ser humano-.

El trabajo permite explicar algunas claves del aprendizaje. Y abre la puerta a muchas posibilidades. Por un lado, a hacer que la gente olvide algo -lo que puede resultar útil en psiquiatría-. Por otro, a reforzar la memoria, una capacidad que se pierde en muchas enfermedades o con el envejecimiento, señala Yadin Dudai, director del trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50