Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Media España a 40 grados

Llega el fin de semana más caluroso en lo que va de año - Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, en alerta - El consumo eléctrico roza su récord, pero no se temen apagones

Ha tardado en llegar, pero pegará con fuerza. Este fin de semana será, según el Instituto Nacional de Meteorología, el más caluroso en lo que va de año. Después de un verano atípico, con temperaturas que se han movido muy lejos de los 40 grados, estos días las temperaturas en la mitad sur de la Península y el valle del Ebro superarán de largo los 37. En regiones como Extremadura, Castilla-La Mancha o Andalucía se rebasarán los 41 grados, lo que ha hecho que se activen las alertas. La industria descansa el fin de semana, lo que garantiza el suministro de energía, según Red Eléctrica Española.

Algunos lo esperaban y otros lo temían, pero el calor ya está aquí. Ayer, a las 13.26 se detectó el récord de consumo eléctrico en lo que va de verano, 39.440 megavatios, según datos de Red Eléctrica. Una cifra que roza el récord histórico, los 40.730 megavatios que se consumieron el 27 de julio del año pasado, uno de los veranos más calurosos vividos en España. Sin embargo, a pesar de que el calor de este fin de semana será sofocante no hay riesgo de apagones, según Red Eléctrica. "El peso más importante de la demanda eléctrica lo tiene la actividad industrial. Las altas temperaturas se prevén el fin de semana, así que no hay riesgo", aseguró ayer una portavoz de esta empresa.

Algunas regiones han activado ya alertas para avisar a los ciudadanos de que se cuiden de las altas temperaturas. La alerta naranja -"riesgo medio", según el Ministerio de Sanidad- que el jueves se declaró en las provincias de Córdoba y Sevilla se extendió ayer a Madrid, Toledo, Ciudad Real, Albacete, Valencia, Jaén, y Granada. Esta alerta se declara cuando las altas temperaturas se prolongan durante más de tres días. Toda Canarias y Extremadura, y las provincias de Zaragoza, Teruel, Guadalajara, Cuenca, Alicante, Murcia, Huelva y Almería están en alerta amarilla, lo que supone una llamada de atención pero sin altos riesgos para la población, informa Europa Press.

El calentamiento que empezó ayer y que durará al menos hasta el martes no es "anormal", según Ángel Rivero, portavoz del Instituto Nacional de Meteorología. "Este mes ha sido un poco diferente respecto a los meses de julio de los últimos años, un poco más fresco, con más subidas y bajadas de temperatura. Sin embargo, el calor que se avecina es típico de esta época del año", aseguró ayer Rivero. "Es un fenómeno distinto a la ola de calor que está viviendo de Europa del Este. No es comparable. No esperamos que este fin de semana se batan temperaturas récord que estarían entre 44 o 45 grados", destacó el portavoz del Instituto Nacional de Meteorología. Según las previsiones de este organismo, es "probable" que el lunes por la noche entre un frente frío por el noroeste de la Península. Algo que rebajaría las temperaturas máximas a 30 o 35 grados.

Hay que cuidarse del calor. Es la recomendación de Sanidad, que desde el 1 de junio y hasta el 30 de septiembre mantiene activo un plan de prevención para los efectos de las altas temperaturas. La subida del termómetro entraña riesgos que pueden llegar a ser muy graves para la salud. En verano de 2006 se registraron 21 fallecimientos por efecto directo del calor, según el recuento del Ministerio de Sanidad. Más del doble de las nueve muertes atribuidas al mismo motivo en 2005. En 2003, el año de la ola de calor más grave, las altas temperaturas ocasionaron 112 fallecimientos.

Golpes de calor

La mayoría de las víctimas de la ola de calor del pasado verano fueron personas mayores y obreros expuestos al sol. Mareos, sudoración excesiva, situación de malestar son los primeros síntomas que presenta una persona afectada por el calor. El gran peligro es que derive en una hipertermia o un golpe de calor. Un desajuste que provoca que el cuerpo pierda el control de la temperatura. La fiebre supera los 39 grados, el cuerpo no consigue regularla y el proceso puede acabar, si no se controla, en un fallo multiorgánico.

Red Eléctrica recuerda, sin embargo, que protegerse del calor no es abusar del aire acondicionado. "Los aparatos de refrigeración también producen calor", dice una portavoz, que reincide en que hay que hacer un uso responsable de la energía. "Debemos utilizar el aire acondicionado con cabeza. Regular la temperatura a 24 grados es suficiente para el confort, con esta medida el sistema no sufre y además de ahorrar energía se contamina menos", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 2007