Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pequeños gestos para protegerse de las altas temperaturas

Este fin de semana el abanico tendrá mucho más trabajo, las piscinas estarán llenas y la venta de botellas de agua se disparará, como todos los años. Sin embargo hay que tener cuidado con el calor. El Ministerio de Sanidad y Consumo asegura que la mejor manera de afrontar el calor que se avecina es "no exponerse directamente al sol en las horas centrales del día". Se aconseja a los ciudadanos extremar las precauciones ante las altas temperaturas. Estos son algunos consejos para enfrentarse al fin de semana más caluroso en lo que va de año.

- Beber agua. La forma más directa de recuperar líquidos y evitar la deshidratación es beber agua. Entre tres litros para los hombres y dos para las mujeres. Las personas mayores no perciben con facilidad la sed, por lo que es muy importante incitarles a que ingieran dos litros de líquidos no azucarados a lo largo del día. Hay que cuidar también de que los niños estén bien hidratados. Debe reducirse el consumo de alcohol.

- Usar ropa ligera. Se recomienda usar de ropa clara, ligera y que deje transpirar. Hay que protegerse del sol así que lo mejor es cubrir la mayor parte del cuerpo posible, con especial atención a la cabeza. Gorros, sombreros y pañuelos vuelven en verano.

- No a los esfuerzos físicos. Hay que evitar realizar ejercicio en las horas centrales del día. Lo mejor es que los esfuerzos físicos se realicen durante la primera hora de la mañana o por la tarde, cuando el calor aún no aprieta.

- Medicinas. Sanidad advierte de que es importante mantener las medicinas en un lugar fresco. El calor puede alterar su composición y su efecto.

- Huir del sol. La exposición directa al sol puede ser peligrosa si las temperaturas son muy altas. Por eso se recomienda protegerse de la exposición directa al sol de la piel, cabeza y cuerpo en general.

- Atención al aire acondicionado. Los cambios bruscos de temperatura también pueden afectar al organismo. Hay que cuidarse al salir de los lugares refrigerados y no abusar del aire acondicionado.

- Colectivos vulnerables. Los mayores, los niños y los enfermos crónicos tiene mayor riesgo de que el calor afecte a su salud. Es recomendable consultar con el médico cualquier síntoma relacionado con las altas temperaturas. Cruz Roja ha puesto en marcha un teléfono (900 22 22 99) para consultas relacionadas con el calor.

- Comida ligera. La digestión aumenta la producción de calor por eso en las épocas en las que el termómetro sube se recomiendan comidas ligeras. Frutas y verduras son los alimentos ideales para enfrentarse al calor. Además de ser saludables tienen un alto contenido de agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 2007