Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector público aporta el 45,8% de los 6.714 millones del Plan de Ciencia y Tecnología

Ibarretxe plantea que Euskadi sea en 2010 "el referente" europeo en innovación

El País Vasco destinará hasta 2010 un total de 6.714 millones de euros a impulsar el desarrollo de la ciencia y la tecnología, según el plan presentado ayer por el lehendakari Juan José Ibarretxe, tras su aprobación por el Consejo de Gobierno. Casi el 45,8% de esa cantidad procederá del sector público, encabezado por el Gobierno vasco, que aportará 2.005 millones. El objetivo del plan es convertir a Euskadi en "el referente en materia de innovación en Europa", para lo que se pretende que el gasto en esta materia pase entre 2005 y 2010 de ser el 3,8% del PIB al 4,3%.

Ibarretxe presentó en rueda de prensa el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2010 flanqueado por la consejera de Industria, Ana Aguirre, y el titular de Educación, Universidades e Investigación, Tontxu Campos, que son los dos departamentos del Gobierno sobre los que descansa la iniciativa. El lehendakari abundó en la filosofía, en los "sueños" como camino para lograr los objetivos, y aportó los datos generales del plan, cuyo objetivo estratégico es elevar el esfuerzo inversor de la comunidad autónoma en investigación y desarrollo (I+D) del 1,43% del PIB en 2005 al 2,2% en 2010.

"Estamos ante la decisión estratégica que más va a afectar al país en los próximos años", dijo Ibarretxe, que situó Finlandia como un ejemplo a seguir en el reparto de los esfuerzos para financiar el plan: un tercio procedente de las instituciones públicas y dos tercios del sector privado. Sin embargo, los datos ofrecidos ayer no responden exactamente a este modelo, ya que la aportación de dinero público es netamente superior.

De los 6.714 millones de euros presupuestados, el Gobierno vasco aportará 2.005 millones, las diputaciones forales 167 millones, el Fondo de Innovación creado por ambas instituciones en el Consejo Vasco de Finanzas, 160, el sector privado 3.634, la Administración general del Estado 383 y la Unión Europea 196 millones. Finalmente, el sector público en su conjunto financia el 45,87% del total, lejos del tercio anunciado por Ibarretxe.

El plan quiere basar la competitividad del País Vasco en el desarrollo de tres grandes pilares: "El desarrollo de la capacidad y competencia de la ciencia y tecnología vasca, la generalización de la sociedad del conocimiento y la extensión del principio de calidad al conjunto de organizaciones públicas y privadas".

"Cambio cultural"

Los ámbitos de trabajo que señaló Ibarretxe pasan por propiciar un "cambio cultural" con el fin de que la innovación sea percibida, no sólo por las empresas sino por el conjunto de la sociedad vasca, "como el medio imprescindible sobre el que se basará el bienestar futuro". En este empeño, la universidad debe protagonizar "un gran salto adelante en la generación de conocimiento y el impulso del desarrollo socioeconómico".

El plan se divide en cuatro áreas: la primera de ellas se refiere a la mejora de la competitividad de la base económica actual. La segunda área, apuesta por la diversificación hacia sectores que considera emergentes y de futuro, como son las biociencias, nanociencias, las energías alternativas y la electrónica para transporte inteligente. En tercer lugar, prevé el desarrollo de la carrera investigadora mediante la creación de Centros de Investigación Básica de Excelencia (BERC) como exponentes de la excelencia científica vasca.

Asimismo plantea la consolidación de los Centros de Investigación Cooperativa (CICs) como mecanismos de generación científico-tecnológica capaces de generar actividad empresarial de alto valor en sectores y actividades de futuro. Apuesta, en cuarto lugar, por la creación de empresas de base tecnológica, como Connect Gunea y NET's. En este sentido, el lehendakari explicó que el plan aspira a aumentar el número de empresas innovadoras con más de diez empleados, que eran el 33,3% de las existentes en 2005, para que sean el 42% en 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007