Reportaje:

El arte de Salvador Dalí y la sombra de Antonio Banderas

Simon West, director de 'Tomb Raider', rodará en España una película sobre la vida del surrealista pintor catalán y sus amores con Gala. Para el proyecto quiere contratar al actor malagueño

El cuadro preferido de Simon West es el último que pintó Dalí: La cola de la golondrina (1983). "Es irónico que el último sea el más simple de todos", dice el director inglés afincado en Hollywood, mientras intenta dibujar, sin éxito, los trazos de la obra, inspirada en la teoría de las catástrofes del matemático francés René Thom. Retratar a Dalí no es tan fácil como parece, pero West, (director de Con Air y la primera Tomb Raider) se atreverá a partir de octubre con un biopic que se extiende por toda la vida del longevo pintor catalán (1904-1989).

El proyecto costará 22 millones de euros; el 30 % a cargo de la productora española MPC. Rodarán en inglés, pero en España y con un protagonista de la tierra, lo más probable, Antonio Banderas. "Estamos negociando, en un par de semanas daremos el nombre definitivo", se escaquea West, que hoy va camino de Cadaqués. La actriz que hará de Gala depende del protagonista. "La suya es la gran historia de amor por contar", dice West, "larga, complicada e intensa como la de Sid y Nancy".

"Dalí' será una película de fantasía como 'El laberinto del fauno', pero sin la violencia ni la oscuridad"
Más información
Todos quieren ser Dalí

Dalí será "una película de fantasía para adultos, como El laberinto del fauno pero sin la violencia ni la oscuridad", dice el director, que planea incluir escenas generadas por ordenador para recrear las obras del surrealista en tres dimensiones. ¿Y cumplir así el sueño infantil de entrar en un cuadro, de tocar los relojes derritiéndose? "Exacto", dice West, "los adultos cada vez queremos resistir más siendo niños, la gente no quiere ver un aburrido documental sobre Dalí, pero tampoco le satisface un filme infantil como Shrek tercero. Esta será la película que hubiese hecho Dalí, tiene toques surrealistas, incluida una escena musical dentro de un cuadro en la que canta Buñuel". "El humor de Dalí era maravilloso, no era el típico artista atormentado", añade West, "quiero que el filme sea divertido, como asistir a una de sus fiestas; Dalí quería volver al siglo XVI, cuando los artistas formaban parte de la corte; en ese sentido, fue un precursor de genios mediáticos como Andy Warhol o Damian Hirst; por supuesto, tiene su lado mercantilista, cuanto más famoso eres más arte vendes".

Lo que más sorprendió al director mientras se documentaba fue la dualidad entre el Dalí público y el privado: "He visto cientos de entrevistas y al final aprendes a vislumbrar grietas en el personaje que se creó". West conocía a Dalí por su madre, profesora de Arte, pero no era santo de su devoción ("demasiado perturbador"). Aun así, cuando un joven guionista llamó a su puerta con Dalí bajo el brazo, le intrigó y se tomó la molestia de leerlo ("Estas cosas todavía pasan en Hollywood, aunque lo normal es que te den con la puerta en las narices", dice West). Según el director, el guión se ciñe a la historia real, salvo ciertas licencias poéticas como las conversaciones entre Gala y Dalí.

Las cuatro películas de West difieren totalmente en temática y género (del dramón de La hija del general al terror adolescente de Cuando llama un extraño); siendo su único nexo cierta convencionalidad. "Mis películas sólo pretenden ser entretenidas", explica, "soy un director comercial, no hago películas para mis 10 amigos de la escuela de cine, sino para que vaya el mayor número de gente posible".

¿Existen prejuicios contra la palabra comercial? "Existen prejuicios contra absolutamente todo desde el momento en que cualquier hijo de vecino, y su abuela, pueden ser críticos de cine".

Simon West, en Madrid.
Simon West, en Madrid.BERNARDO PÉREZ

Sobre la firma

Patricia Gosálvez

Escribe en EL PAÍS desde 2003, donde también ha ejercido como subjefa del Lab de nuevas narrativas y la sección de Sociedad. Actualmente forma parte del equipo de Fin de semana. Es máster de EL PAÍS, estudió Periodismo en la Complutense y cine en la universidad de Glasgow. Ha pasado por medios como Efe o la Cadena Ser.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS