Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plaga del mejillón 'cebra' ya coloniza la cuenca del Segre

Aparecen larvas del molusco en tres nuevos embalses de Lleida

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha confirmado que el mejillón cebra sigue colonizando la cuenca del río Segre y que ya se han detectado larvas en tres nuevos embalses en la provincia de Lleida: son los de Rialb y San Lorenzo de Mongay, en el río Segre, y el de Talarn, en el Noguera Pallaresa. Las larvas se han obervado en la segunda campaña de detección precoz que acaba de comenzar la Confederación.

El comisario de Aguas, Rafael Romeo, explicó la psada semana que la cada vez mayor presencia de mejillón cebra entra dentro de lo previsto y que "tarde o temprano se acabará ampliando la zona de colonización". La detección de larvas constituye una señal de que hay ejemplares adultos aguas arriba: de hecho, se ha confirmado su presencia en la derivación del Canal de Urgell.

En este contexto, la Confederación Hidrográfica del Ebro ha pedido a las nueve delegaciones del gobierno de la cuenca colaboración para que las Fuerzas de Seguridad del Estado participen en la vigilancia de las embarcaciones y que se cumplan las normas de navegación en la cuenca del Ebro, publicadas el pasado 19 de junio, por las que se regula la navegación en los embalses del Ebro para prevenir la plaga.

Medios escasos

De los 56 embalses del río, cinco de ellos están ya infectados por la plaga: Mequinenza, Sobrón y y la Tranquera y los de Flix y Riba-roja, éstos ya en Tarragona. Hay cuatro puntos protegidos en la cabecera donde está prohibida la navegación porque su agua se destina exclusivamente al abastecimiento. La orden incluye la clasificación de los embalses en función de su riesgo y en algunos de ellos se mantendrán confinadas las embarcaciones para evitar que su traslado infecte otros lugares.

La orden, que admite excepciones para el uso de embarcaciones de motor en casos de servicio de rescate, recomienda que los hidroaviones no accedan a los embalses salvo autorización expresa.

De momento, el comisario de Aguas destacó que los 50 guardias fluviales de la confederación son insuficientes para controlar una cuenca de 85.000 kilómetros. Por eso colaboran las comunidades autónomas y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil. La Confederación ha invertido en 2007 más de 605.000 euros en las medidas del plan de choque contra la plaga del mejillón.

Los datos se ofrecieron en una jornada en la que se presentó a los más de 200 representantes de usuarios de la cuenca, grupos ecologistas, colegios profesionales y federaciones de remo y de pesca el Manual de control para instalaciones afectadas. El documento, elaborado por el Laboratorio de Ensayos Técnicos, recoge empresas que trabajan en el sector en España y a las que se puede recurrir para controlar o eliminar la especie, en el caso de que sean sistemas cerrados, ya que en el medio natural, hasta ahora, no se ha podido erradicar.

En cualquier caso debe servir el dato aportado ayer por el gerente de la Central Nuclear de Ascó (Ribera d'Ebre), que lleva desde el año 2004 conteniendo la plaga. Manuel Lizondo recordaba que se han gastado entre 50.000 y 80.000 euros al año para evitar que aumente. "No acabas con ella; puedes contenerla". El mejillón obtura las conducciones de agua y ciega los sistemas de riego. Por eso Endesa lleva años invirtiendo en buscar sistemas para frenarla.

España ya alertó el año pasado al resto de los países comunitarios sobre el grave riesgo medioambiental y económico de la invasión del mejillón cebra y pidió a la Unión Europea que presente con urgencia un plan legislativo capaz de hacer frente a la plaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2007