Rusia amenaza a EE UU con situar sus misiles en la frontera con Polonia

Moscú reitera que tomará medidas si se despliega el escudo nuclear

Rusia amenaza con instalar misiles apuntando hacia Europa en la frontera con Polonia, en el enclave de Kaliningrado, como respuesta a los planes de Estados Unidos de emplazar elementos de su escudo nuclear en países europeos. "Tomaremos las medidas que sean necesarias para garantizar la seguridad", dijo ayer el viceprimer ministro ruso y responsable del sector de la industria militar, Serguéi Ivanov, en Tashkent (capital de Uzbekistán).

El presidente ruso, Vladímir Putin, propuso el lunes pasado a su homólogo estadounidense, George W. Bush, que el escudo antimisiles que Washington planea instalar en Europa utilice un radar ubicado en Azerbaiyán -que ya utiliza Rusia- y que se amplíe a todo el continente europeo y a la OTAN. Esta propuesta "cambia radicalmente la configuración de las relaciones internacionales" y, en caso de ser aceptada, "conducirá al intercambio de tecnologías entre Rusia y la OTAN", dijo ayer Ivanov, que explicó las ventajas de esta iniciativa y las medidas que tomará el Kremlin en caso contrario.

Ivanov, que como ex ministro de Defensa es responsable del sector militar en el Gobierno ruso, señaló que si EE UU acepta lo que Rusia propone, "desaparecerá la necesidad de emplazar misiles en la parte europea del país, incluida la provincia de Kaliningrado [entre Polonia y Lituania], para neutralizar las amenazas que inevitablemente surgirán en el caso de que se emplacen elementos del sistema antimisil en la República Checa y Polonia". Como colofón, Ivanov subrayó: "No podemos no reaccionar a esos planes" de EE UU.

En cualquier caso, como dijo el viceprimer ministro ruso, si la respuesta por parte de Washington es negativa, cosa que no excluye, Moscú "continuará pacientemente explicando su posición" y adoptará "las medidas adecuadas". "Hemos encontrado una respuesta asimétrica y eficaz. Sabemos lo que hacemos y garantizaremos nuestra seguridad independientemente de cómo evolucione la situación", señaló.

Los planes de EE UU de desplegar parte de su escudo antimisiles cerca de la frontera rusa inquietan a Moscú. Washington pretende instalar misiles interceptores en Polonia y un radar en la República Checa para neutralizar posibles ataques de países como Irán o Corea del Norte. Sin embargo, Moscú no cree que haya semejantes amenazas de parte de esos países y estima que se trata de armas ofensivas dirigidas en realidad contra Rusia, por lo cual se opone categóricamente a los planes norteamericanos.

Durante la última reunión del G-8 (agrupa a los siete países más ricos y Rusia), en junio pasado en Alemania, Putin propuso utilizar conjuntamente con Washington el radar de Gabalá -se encuentra en Azerbaiyán, pero es explotado por los rusos-, con el fin de evitar el emplazamiento de elementos del escudo nuclear en países europeos. Y en Kennebunkport (Maine, Estados Unidos), durante el encuentro con Bush esta semana, Putin hizo nuevas propuestas concernientes al trabajo conjunto que pueden realizar ambos países para resolver el problema surgido a raíz del escudo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El líder ruso propuso crear en Moscú "un centro de intercambio de información sobre el lanzamiento de misiles y otro análogo en una de las capitales europeas, por ejemplo, Bruselas que trabajarían conjuntamente en circuito cerrado y tiempo real".

Además, dijo que si la utilización conjunta del radar de Gabalá no era suficiente, se podría "incluir en el sistema común la estación de advertencia de lanzamientos de misiles que está en construcción en el sur de Rusia". El Kremlin apoya también la idea de ampliar las consultas sobre el tema "a los países europeos interesados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50