Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre europea

Los ocho puntos calientes del Tratado

Los Veintisiete acordaron ayer convocar una Conferencia Intergubernamental (CIG) con las bases sustanciales del Tratado de Reforma de la UE que modificará todos los Tratados anteriores. Estas son sus principales innovaciones, la mayoría de las cuales estaban en la Constitución:

- Tratado de Reforma en lugar de Constitución. Se abandona la idea de elaborar una Constitución como texto único que derogaba los tratados vigentes. En su lugar el nuevo tratado enmendará los dos tratados constitutivos (el Tratado de la Comunidad Europea de Roma de 1957 y el Tratado de la UE de Maastricht, de 1992), que ya fueron modificados en Amsterdam (1996) y Niza (2000). Es decir, siguen en vigor los tratados existentes pero enmendados.

- Eliminación del derecho de veto en 51 materias. El sistema de adopción de decisiones por mayoría cualificada, en lugar de la unanimidad, se amplía de 36 a 87 materias. La eliminación de derecho de veto en estas 51 materias, reduce la parálisis de la Unión. Reino Unido e Irlanda han logrado excepciones a la aplicación de este acuerdo. La unanimidad continúa en unas 70 materias, como la fiscalidad, política social, política exterior y revisión de tratados.

- Nuevo sistema de votación en 2014. Se recoge el sistema de votación por doble mayoría (55% de Estados y 65% de población) para los acuerdos por mayoría cualificada, previsto por la Constitución. Pero, por exigencia de Polonia, no entrará en vigor hasta 2014, aunque el plazo es prorrogable hasta 2017. Mientras, siguen las reglas de Niza que dan una alta representación a Polonia y España (27 votos), casi igual a la de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido (27 votos).

- Alto Representante para la Política Exterior. Creación de un Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, con todas las competencias previstas en la Constitución. La única diferencia es que no se le llamará ministro de Exteriores. Presidirá el Consejo de Ministros de Exteriores, será vicepresidente de la Comisión y tendrá un Servicio Exterior, cuya organización se decidirá en la CIG. Aumenta por tanto las competencias del cargo, que actualmente desempeña Javier Solana. A propuesta del Reino Unido, se adjuntará una Declaración que garantiza que su actuación será "sin menoscabo del carácter específico de la política de seguridad y defensa de los Estados Miembros".

- Presidente del Consejo estable. El presidente del Consejo será elegido por mayoría cualificada de sus miembros por un periodo prorrogable de dos años y medio.

- Carta de Derechos Fundamentales, vinculante. La Carta, que garantiza la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales, será vinculante, aunque su texto no se incluirá en el Tratado. Sólo será aplicable al derecho de la Unión. Reino Unido ha logrado excepciones para la aplicación de la Carta.

- Más poder a los parlamentos nacionales. A petición de Holanda los parlamentos nacionales que consigan el apoyo suficiente podrán exigir a la Comisión Europea que reexamine y replantee una proposición si estiman que invade sus competencias.

- Desaparecen los símbolos. Se eliminan del texto los símbolos, (bandera, himno y divisa), aunque en la práctica seguirán existiendo, para evitar cualquier connotación de la UE como un Estado federal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2007