Reportaje:

La energía solar comienza a brillar

El mayor complejo solar de Europa se construye en Sevilla. Ahorrará a la atmósfera 600.000 toneladas de CO2

En la llanura de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ya no sólo los girasoles miran hipnotizados hacia el sol. Una plantación de helióstatos cuya única misión reside en atrapar rayos de sol para extraerles energía crece ahora cerca del río Guadiamar. Cuando el complejo solar proyectado por la empresa Abengoa esté a pleno rendimiento en 2013 se generará energía suficiente para saciar la demanda de una ciudad como Sevilla (unos 180.000 hogares).

Sin quemar carbón, sin consumir gas natural ni fuel. Sin emisiones de dióxido de carbono que agraven el cambio climático. Cuando la red eléctrica española reciba a partir de 2013 la corriente producida en las nueve plantas programadas (300 megavatios de potencia), la atmósfera se estará ahorrando cada año 600.000 toneladas de CO2.

Significará también la consagración de la energía solar, una renovable que se ha desarrollado en España con más lentitud que la eólica, a pesar de que en la península Ibérica sobre la materia prima. Cualquiera que se asome desde la torre de 115 metros que se alza en Sanlúcar la Mayor constatará que la paradoja española de vivir de espaldas al sol en lo energético se deshace.

Mientras observa los espejos que colonizan esta llanura sevillana, incluso un convencido del poder solar como el ingeniero Valerio Fernández, responsable de poner en marcha las plantas de Solúcar, filial de Abengoa, confiesa que el nuevo paisaje le parece un sueño. En 2013, este territorio albergará la plataforma solar más potente de Europa. A día de hoy ya puede presumir de situarse en la vanguardia con la puesta en marcha en marzo de la primera central termoeléctrica de tecnología de torre que opera de forma comercial en el mundo.

Dispuestos en abanico, 624 helióstatos (formados por paneles de espejos curvados) reflejan los rayos hacia la torre donde la alta temperatura produce vapor de agua, que a su vez moverá una turbina y generará electricidad. El proceso crea un aura luminosa y una concentración de rayos, más semejante a una escena de ciencia-ficción que a un frecuente fenómeno meteorológico.

Para que una empresa española haya dado este salto, Valerio Fernández cita tres condiciones: "La Plataforma Solar de Almería ha sido un vivero tecnológico de investigación, Abengoa había adquirido el conocimiento durante años de participación en proyectos y el marco legal con la prima que incentiva la energía termosolar". Igualmente, las subvenciones de la Comisión Europea, el Gobierno y la Junta ayudaron a despegar la plataforma, que tendrá una inversión global de 1.200 millones de euros.

Será, además, de una industria, un laboratorio de pruebas porque se aplican todas las tecnologías solares posibles. La planta fotovoltaica utiliza placas de silicio que producen electricidad de forma directa al recibir la radiación solar. Y la tecnología termosolar más conocida, la de colectores cilindro-parabólicos, se empleará al menos en otras dos centrales de 50 megavatios cada una.

Vista aérea de los helióstatos de la empresa Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla), la mayor planta solar térmica de Europa.
Vista aérea de los helióstatos de la empresa Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla), la mayor planta solar térmica de Europa.

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS