Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Madeleine, la primera búsqueda global

Millones de personas de todo el mundo conocen la historia y el rostro de la niña desaparecida en el Algarve

Internet, el fútbol, la televisión y el dinero. Esas cuatro cosas juntas han bastado para convertir la desaparición de Madeleine McCaan, la niña inglesa de cuatro años, en un fenómeno mediático global. Millones de personas conocen ya su historia, sus ojos redondos, su expresión inocente, y su iris con derrame ha sido convertido en logotipo. Madeleine se esfumó cuando dormía junto a sus dos hermanos gemelos en un apartamento de Playa de Luz (Algarve, Portugal) la noche del 3 de mayo, mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano. Pasados 16 días, los investigadores portugueses empiezan a temerse lo peor, los padres mantienen la fe en que está viva, y la desazón y las pistas falsas se extienden por sitios muy dispares.

Pasados 16 días, los investigadores portugueses empiezan a temerse lo peor

El viernes, un turista creyó ver a Madeleine en la isla de Creta. La policía investigó. Era una falsa alarma. El jueves, la policía portuguesa la buscó cerca de Setúbal, en la orilla sur del Tajo, y en un pozo de un chalet en Lagos, cerca de Luz, ambas veces sin resultado. Pero el esfuerzo de la familia para que no se olvide el caso sigue logrando su objetivo, sobre todo en el Reino Unido.

Ayer, en el nuevo estadio londinense de Wembley, antes de la final de la Copa inglesa entre Chelsea y Manchester, con 500 millones de personas de audiencia televisiva, se proyectó un vídeo de dos minutos de Madeleine con la canción de Simple Minds Dont you forget about me (No te olvides de mí).

Más de 65 millones de personas han entrado en las páginas web www.bringmadeleinehome.com o www.findmadeleine.com, dejando 25.000 mensajes de apoyo y más de 73.000 libras en el fondo de ayuda. Las recompensas ofrecidas, entre otros, por la escritora J. K. Rowling y distintos empresarios alcanzan los 4,5 millones de euros. Mensajes de apoyo de toda Europa, EE UU y Australia se han publicado en la página web. Los padres de la niña, Kate y Gerry McCann, han recibido una "inmensa fortaleza" de los mensajes, ha dicho un portavoz de la familia.

Madeleine, que cumplió cuatro años hace una semana, ha sido buscada por casi 200 agentes de la policía portuguesa con la ayuda de media docena de inspectores de Scotland Yard. Durante la primera semana, Interpol lanzó la alerta de su presunto secuestro a 186 países. Numerosas organizaciones, famosos y cientos de voluntarios siguen realizando acciones de apoyo. Fotos de la niña han sido pegadas en lugares públicos, campos de fútbol, una línea continental de autobuses e incluso en el Festival de Cannes. Un empresario británico hizo imprimir 20.000 carteles con la foto de la niña y los distribuyó entre los conductores.

Aunque la policía judicial portuguesa ha interrogado largamente a dos sospechosos que viven en Playa de Luz, un inglés de 33 años oficialmente investigado y un ruso de 22 años que fue inquirido como testigo, no tiene pruebas concluyentes contra nadie. Se ha sabido que el joven ruso llamó al inglés dos veces la noche de la desaparición de Madeleine, pero el rastro de la pequeña no apareció en los exhaustivos registros realizados en las casas de ambos.

A medida que el tiempo pasa, la actualidad informativa se va ocupando de otros temas. Sólo la insistencia de los padres de la niña, que se niegan a volver a casa, salen todos los días a misa y prometen no dejar "ni una piedra sin levantar", parece mantener viva la historia de Madeleine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2007