Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valentí Puig novela el desencanto de Barcelona

Lo que Valentí Puig cuenta en La gran rutina (El Aleph), la novela que ganó en su versión catalana el Premio Sant Joan 2006 y que acaba de traducirse al español, es la historia de cuatro amigotes que tienen entre 60 y 70 años y que no se dan por vencidos, que quieren seguir disfrutando de la vida, con la ayuda del Viagra en algún caso, o de la memoria, en otros, cuando se dedican, por ejemplo, a recordar los goles de Cruyff en el Barça. "Han aprendido lo que es la piedad y lo que es el perdón, y saben ya que los sarcasmos están de más en el trato con tus semejantes", comentó Valentí Puig (Palma de Mallorca, 1949) hace unos días en la presentación del libro en Madrid.

Un editor que trabaja en Planeta, un pintor que sigue creyendo en la belleza, un político y un banquero implicado en un turbio asunto de desviación de fondos son los personajes de la historia. Los escenarios: Barcelona y una masía en el campo de Tarragona ("es allí donde son de verdad ellos mismos"). "Forman parte de esa generación que en su juventud participó en Mayo del 68, que crecieron con la idea de hacer de Barcelona algo especial, que alcanzaron su mayor éxito con los Juegos Olímpicos y cuya suerte se torció con el invento del Fórum", explicó Puig, que contó que quiso retratar la Barcelona de principios del siglo XXI. Fue rotundo en su diagnóstico: "Las cosas han ido a peor".

Buen conocedor de la gauche divine ("su mundo fue mucho más estético que ético") y de las entrañas de Barcelona, Valentí Puig ha atrapado finalmente a una generación tocada por un melancólico desencanto, de vuelta ya de muchas cosas y que "con el maragallismo ha perdido la autoestima".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de mayo de 2007