Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel busca acuerdos para sacar a la UE del atasco

"Soy plenamente consciente de que Alemania sola no puede encontrar una solución a nuestros problemas". La canciller Angela Merkel, presidenta de turno de la UE, pedía así directamente, en una sucinta conferencia de prensa, el apoyo a los demás líderes que participaron ayer en la minicumbre celebrada en Sintra (Portugal) para buscar "un acuerdo equilibrado" que permita sacar a Europa de la crisis institucional, tras el rechazo de Francia y Holanda a la Constitución europea.

En el encuentro, presentado como "una tormenta de ideas", participaron el presidente de la Comisión Europea y promotor de la reunión, José Manuel Durão Barroso; Hans-Gert Pöttering, presidente del Parlamento Europeo; José Sócrates, primer ministro de Portugal, que ostentará la presidencia de la UE el 1 de julio, y Janez Jansa, primer ministro de Eslovenia, que estará al frente de la Unión el primer semestre de 2008.

La experiencia de reunir este "núcleo duro" de representantes de las tres instituciones, Comisión, Parlamento y Consejo, fue calificada de "exitosa y útil" por Barroso. Los dirigentes europeos estuvieron debatiendo hasta la 1.30 de ayer los principales escollos. "Se dedicó bastante tiempo a analizar las propuestas del nuevo presidente francés, Nicolas Sarkozy, las ideas de Gordon Brown, probable sucesor de Tony Blair, y las reticencias que puedan tener Holanda y los gemelos Kaczynski, que gobiernan Polonia", según un alto funcionario asistente a la reunión.

Tratado eficaz

Barroso manifestó que no se trataba de lograr "ni un mini ni un maxi, sino un Tratado que sirva para que Europa pueda actuar con más eficacia ante la globalización".

Merkel sintetizó los problemas principales, que conoce por sus contactos directos con los líderes y por los encuentros bilaterales que sus sherpas han mantenido con sus homólogos de los Estados miembros, la Comisión y el Parlamento. La canciller precisó que su misión "como presidenta es encontrar un equilibrio que recoja todas las demandas expresadas por los Estados miembros".

A pesar de la cautela de los políticos, fuentes próximas a la Comisión expresaron su satisfacción porque este improvisado "núcleo duro" se ha conjurado para lograr un acuerdo sobre un nuevo Tratado en junio, que permita, si es posible, arrancar en julio la Conferencia Intergubernamental que lo tiene que redactar, para poder cerrar el proceso en diciembre. Sócrates pidió "un mandato claro de la presidencia alemana sobre el camino a seguir"; Pöttering exigió que la "Carta de Derechos Fundamentales (que forma la parte II de la Constitución y muchos quieren eliminar o reducir), sea una realidad". Y Jansa advirtió de que "aunque el clima es prometedor, hay que ser realista". Lo cierto es que todos evitaron la palabra Constitución para hablar en su lugar de Tratado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007