La Barcelona que yo sueño | Elecciones 27M
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Destrucción

Hace 10 años, elegí Barcelona. Podía vivir en cualquier ciudad, y decidí dejar Madrid. Escogí la ciudad ideal para un paseante. Me cautivaba la mezcla de edificios de épocas diferentes, la ornamentación del XIX o de principios del XX: la orgía visual de esgrafiados, frescos, molduras, verjas, llenas de historia y de alegría de vivir.

Con el tiempo empecé a ver la desaparición especulativa de edificios enteros, quizá no obras maestras, pero testimonios de una época. Y -más sorprendentemente- los destrozos de lo conservado: frisos modernistas atravesados por cables y tubos, o el mismo Ayuntamiento, colocando una farola en el centro de un esgrafiado. Denuncié "La destrucción de Barcelona" en una web.

Sabemos de los destrozos que provocaron las épocas de Porcioles y secuaces, los daños irreparables causados, pero... ¿que sigan ahora? Sueño con que estos desafueros se reparen y no ocurran más. No quiero una ciudad que hiperarregla zonas turísticas a lo parque temático, que maquilla otras con derroches de diseño y que abandona parte de su historia a la voracidad y al descuido.

José Antonio Millán es escritor

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS