Crítica:Crítica
i

Balas cargadas de Botox

Los lectores que, con vocación de carcajada malsana, ojean (u hojean) revistas como People o US Weekly (o recientes imitaciones-franquicias para el mercado español como Cuore o In touch) tienen en El novio de mi madre la versión cinematográfica para sus perfectos ratos de desenchufado mental. Ambientada en el mundo de la televisión americana, a bordo de una de esas series para adolescentes protagonizadas por actores que rozan o superan la treintena (definición que también podría servir para alguna serie española), la película se alimenta de continuas bromas más o menos privadas sobre gente del mundo del espectáculo a la que se nombra de forma expresa para hacer sangre (mediana, tampoco es que sea el colmo de la desmesura) de algunas de sus actitudes.

EL NOVIO DE MI MADRE

Dirección: Amy Heckerling. Intérpretes: Michelle Pfeiffer, Paul Rudd, Tracey Ullman, Jon Lobitz. Género: comedia romántica. EE UU, 2007. Duración: 97 minutos.

De Demi Moore a Bruce Willis, pasando por Melanie Griffith, Meg Ryan, Meryl Streep, Glenn Close, Susan Sarandon y Emma Thompson (a las primeras se las conceptúa con la frase "demasiada cirugía" y a las demás como "brujas", salvo a Sarandon y Thompson, calificadas como "bruja de izquierdas" y "bruja británica"), intocables y menos intocables de Hollywood pasan por el rodillo de Amy Heckerling, guionista y directora evidente conocedora del medio en el que se mueve, que en Fuera de onda (1995) ya analizó con suficiente pimienta a la primera generación adolescente poseedora de teléfono móvil. Así, el Prozac, el Vicodin, el Botox, el implante capilar, los rayos uva, el arribismo laboral y la prohibición de la referencia a la edad de las personas son los protagonistas de una película que, sorprendentemente, se estrena en España antes que en Estados Unidos (llegará en junio).

Sin embargo, donde le es imposible apartarse de la medianía habitual es en la parte romántica de la historia. A pesar de los esfuerzos de una recuperada Michelle Pfeiffer (su bajón profesional en la última década es digno de análisis), la relación sentimental entre, según la película, la cuarentona corta y el veinteañero largo (aquí la ficción también miente, pues Michelle tiene 49 años y Paul Rudd, 38) carece del menor interés. Rudd está tan encantador como suele (en la línea del icono homosexual que interpretó en Mucho más que amigos), pero en el idilio nunca llega a haber un conflicto serio y las aptitudes de ambos durante el romance se acercan más a lo pusilánime que a lo simpático. De modo que El novio de mi madre se olvida al minuto, como las revistas, pero si se mira con la suficiente sorna, incluso se puede pasar un buen rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50