Creada en la Red la mayor enciclopedia pública con 1,8 millones de especies

El proyecto, elaborado por científicos, reúne todas las plantas, animales y hongos del planeta

De las cebras a las manzanas, los 1,8 millones de especies conocidas en la Tierra de plantas, animales, hongos y microorganismos se verán retratadas con todo detalle en la Enciclopedia de la Vida, un gran proyecto de 74 millones de euros que ayer fue presentado en Washington por algunas de las instituciones científicas más prestigiosas de Estados Unidos. De acceso libre, esta base de datos multimedia permitirá tanto la consulta de estudiantes como la planificación de medidas de protección de la biodiversidad, aseguraron sus promotores. Financian la iniciativa fundaciones privadas.

El proyecto, que durará 10 años, reunirá bases de datos ya existentes en un ambiente multimedia constantemente actualizado. En cada consulta en el portal www.eol.org se podrá elegir el nivel de información deseado en la página de la especie, desde el de principiante al de experto. La enciclopedia se hará primero en inglés y luego se traducirá a los idiomas más hablados en el mundo.

Para empezar se recogerán las especies ya nombradas de plantas, animales y hongos para pasar luego a los microorganismos. "Se trata de proporcionar acceso a la información a todo el mundo", afirmó ayer Jesse Ausubel, de la Universidad Rockefeller y presidente del proyecto, que pilotan el Museo Field de Historia Natural, la Universidad de Harvard, el Laboratorio de Biología Marina , el Jardín Botánico de Missouri, la Institución Smithsonian y un grupo de museos de ciencias naturales de Estados Unidos y el Reino Unido, agrupados en Biodiversity Heritage Library. La financiación para la primera fase del proyecto es de 12,5 millones de dólares (9,2 millones de euros) que provienen de la fundación John D. y Catherine T. MacArthur y la fundación Alfred P. Sloan.

300 años de Linneo

El proyecto va dirigido a todo el mundo, pero también a educadores, investigadores y científicos. Entre éstos últimos, ha mostrado su apoyo especial el conocido entomólogo y conservacionista Edward O. Wilson, de la Universidad de Harvard, quien lleva tiempo proponiendo este proyecto y ha señalado: "Nuestro conocimiento de la biodiversidad es tan incompleto que corremos el riesgo de perder gran parte de ella antes de descubrirla". Ausubel recordó que este año se cumplen 300 del nacimiento del sueco Carlos Linneo, el padre de la taxonomía, la especialidad de clasificación de especies: "Si estuviera vivo, seguro que estaría dando saltos de contento", comentó.

"La Enciclopedia de la Vida proporcionará información valiosa sobre biodiversidad y conservación a cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier momento", dijo James Edwards, que ayer fue nombrado director del proyecto. "A través de la colaboración, podemos todos aumentar nuestro conocimiento y valoración de la inmensa variedad de la vida, los desafíos a que se enfrenta y las formas de conservar la biodiversidad". Tanto Wilson como Edwards hicieron notar que han sido los avances tecnológicos asociados a Internet los que permiten pensar ahora en hacer realidad el proyecto. "Incluso hace sólo cinco años no podríamos haber creado una base de datos así, pero los avances tecnológicos en la búsqueda, anotación y visualización de la información nos permiten e incluso impelen ahora a construir la enciclopedia".

Sus promotores consideran la enciclopedia como una herramienta de referencia para la colaboración en el conocimiento de la biodiversidad, que recoja aportaciones de expertos de todo el mundo y acelere la clasificación de las especies recién descubiertas.

Entre 5 y 100 millones

Según Edwards, ahora se conocen 1,8 millones de especies, pero puede haber entre 8 y 10 millones, aunque las estimaciones varían muchísimo; hay quien dice que hay sólo cinco millones y otros que creen que son nada menos que 100 millones. La genética, además, se ha sumado a los criterios tradicionales de clasificación de especies y está aportando más complejidad al tiempo que más claridad.

"La tecnología está permitiendo a la ciencia hacerse con la inmensa complejidad de la vida en este planeta", ha comentado Jonathan F. Fanton, presidente de la fundación MacArthur. "Al compartir lo que conocemos podemos proteger la biodiversidad en la Tierra y conservar mejor nuestra herencia natural".

El proyecto ahora anunciado se apoya en otros ya existentes, ya que los científicos empezaron a crear en Internet páginas dedicadas a las especies biológicas en la década de los noventa. Ha sido el dinero recientemente recibido, que se completará previsiblemente con nuevas donaciones en los próximos años, el que ha permitido dar el impulso final a un proyecto que, afirman sus promotores, pretende no excluir a nadie. Organismos como la UICN, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Fundación Wikimedia, la Academia China de Ciencias y el Instituto Nacional de Biodiversidad de Costa Rica figuran entre los miembros del Consejo Institucional de la enciclopedia.

La rana común verde.
La rana común verde.ULY MARTÍN
Página de demostración de la Enciclopedia de la Vida, dedicada al oso polar, en el nivel de principiante.
Página de demostración de la Enciclopedia de la Vida, dedicada al oso polar, en el nivel de principiante.EOL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS