Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'meninas' de Valdés pasean por el corazón de Helsinki

El parque Espanadi es un espacio sobrio y armonioso en el corazón de Helsinki. Durante el efímero verano nórdico se viste de gala y es el paseo favorito de los ciudadanos. A partir de hoy y hasta el 2 de septiembre, 21 paseantes de bronce se han unido al rondar ciudadano. Se trata de las 21 meninas de Manolo Valdés (Valencia, 1942). "Ellas han venido con la intención de hacer amistades", asegura el artista.

Los tilos del parque aún no se visten de verde, pero todo parece augurar que la aventura nórdica de los bronces será todo un éxito. "La experiencia me dice que estas esculturas van muy bien con el medio urbano y muy pronto los ciudadanos terminan por aceptarlas. Las he concebido sin pedestal; así ellas tratan de tú a tú al ciudadano y la relación de amistad surge en forma natural", declara el artista valenciano. Los paseantes parecen darle la razón a Valdés. "Son contundentes pero simpáticas", dice la maestra Tuija Saarinen mientras se abraza a una Reina Mariana.

Las meninas de Valdés comenzaron su particular aventura hace dos años en los jardines del Palais Royal de París. Desde entonces han visitado media docena de ciudades. En el camino se han ido quedando algunas, como en Düsseldorf, Alemania, donde se quedaron tres de las esculturas. Otra menina se quedó en Mónaco. "El objetivo de estas exposiciones no es deshacerse de ellas, sino llevar el arte al día a día de los ciudadanos, y muchas ciudades así lo han entendido", añade Valdés

La próxima parada de las meninas será Moscú, y en 2008 estarán en Pekín coincidiendo con los Juegos Olímpicos.

Valdés también expone en la céntrica y prestigiosa galería Forsblom una decena de nuevas pinturas de gran formato, entre las que figuran Dama con abanico y Mujer en la playa, ambas de 2007.

La iconografía de Velázquez domina así el paisaje de Helsinki. "Durante este verano, Helsinki se españoliza", declaró el embajador de España en Finlandia, Antonio García Abad, en el acto inaugural. La exposición marca el inicio del Festival Cultural de Helsinki, que culmina a finales de agosto con un maratón de conciertos, muestras y exposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de mayo de 2007