Venezuela abandona el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial

El Gobierno toma el control de campos petrolíferos que pertenecían a cinco multinacionales

El presidente Hugo Chávez anunció que Venezuela formalizará su salida del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), a los que calificó como "mecanismos del imperialismo" para sojuzgar a los países en desarrollo. "Ya no nos hace falta tener un representante allá. Quiero firmar ahora mismo el documento para salirnos", declaró Chávez en la noche del lunes. También en la jornada de ayer el Gobierno venezolano tomó el control de varios campos petrolíferos que estaban en manos de empresas extranjeras.

El anuncio es el siguiente paso dado por el Gobierno venezolano, que el mes pasado canceló todas las deudas pendientes tanto con el FMI como con el BM, las cuales vencían en 2012.

"Con esta medida, Chávez busca mayor autonomía tanto en sus políticas macroeconómicas como en los programas sociales. También procura consolidar los mercados financieros alternativos, como el que ha venido formando en América del Sur y sus relaciones con países como China", explicó el economista Manuel López.

La dependencia de Venezuela respecto al FMI y el BM alcanzó su máxima intensidad en 1989, cuando el país afrontaba una deuda exterior de 25.000 millones de dólares (18.300 millones de euros) y no disponía de recursos para pagarla. El Gobierno del socialdemócrata Carlos Andrés Pérez firmó un acuerdo con el Fondo y se comprometió a cumplir un estricto programa de ajuste que ocasionó los más graves disturbios en la historia venezolana (27 de febrero y días siguientes de 1989).

Al desligarse de los organismos multilaterales, la deuda venezolana con la banca privada, que alcanza los 26.000 millones de dólares, podría encarecerse en los mercados internacionales donde cotiza, como Nueva York y Londres, toda vez que es el FMI el ente que emite las calificaciones sobre el riesgo de dichos compromisos. No obstante, ese aspecto parece preocuparle poco al Gobierno de Chávez, que ha logrado acumular más de 29.000 millones de dólares en reservas internacionales y cuenta con los altos precios del petróleo para mantener un alto nivel de ingresos en los próximos años.

El Ejecutivo espera mantener ese elevado nivel de ingresos, merced a la extracción y mejoramiento de los crudos de la Faja del Orinoco, considerada como una de las mayores reservas del planeta.

Ayer, el Gobierno tomó el control de las operaciones de los campos petrolíferos que se encontraban en manos de empresas transnacionales, según convenios suscritos en la década de los noventa. Las empresas afectadas son las estadounidenses ChevronTexaco y ExxonMobil, la británica British Petroleum, la francesa Total y la noruega Statoil. Ahora, tales campos serán explotados por empresas mixtas con mayoría accionarial del Estado venezolano.

Ayer, Día Internacional del Trabajo, los venezolanos comentaban principalmente otros anuncios del presidente, como el incremento del salario mínimo, que ahora asciende al equivalente a 286 dólares mensuales, y la reducción de la jornada laboral, que debe llegar a seis horas diarias en 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50