El Congreso aprueba por unanimidad un plan para Delphi

El programa prevé la implantación de nuevas industrias en la Bahía

El Congreso de los Diputados aprobó ayer, por unanimidad, una proposición no de ley para la puesta en marcha de un plan de reindustrialización para atraer nuevas empresas a la zona, sin abandonar los esfuerzos por el mantenimiento de los puestos de trabajo de Delphi. Antes de la resolución del Congreso, los trabajadores volvieron a cortar por la mañana y por la tarde la carretera entre Cádiz y Puerto Real como protesta.

Entre las medidas industriales aprobadas está la elaboración de un plan industrial para la Zona Franca de Cádiz que permita la creación de nuevos empleos. Además, insta al Gobierno a apoyar los planes de ampliación del puerto gaditano, "como fuente segura de generación de nuevos puestos y competitividad estratégica marítima de la Bahía". Por último, el Congreso solicita acelerar el desarrollo del polígono industrial de Las Aletas, en Puerto Real (Cádiz), para el que la Junta de Andalucía aprobó ayer la primera partida, de 84,6 millones de euros. "Con estas medidas podemos convertir lo que actualmente es una crisis en una oportunidad para la Bahía", manifestó el diputado socialista Rafael Román.

En cualquier caso, el plan de reindustrialización, según Román, no sustituirá a los esfuerzos de las administraciones por hacer cumplir a la empresa de automoción su plan industrial. "Lo principal es que siga la actividad en la fábrica: con Delphi o sin Delphi".

La decisión del Congreso llega cuando en la factoría más de la mitad de la plantilla se encuentra ya sin actividad. Los 160 operarios de la planta de rodamientos llevan una semana sin materia prima, aunque acuden diariamente a la fábrica. "Venimos a limpiar las máquinas, las tenemos en perfecto estado, por si cayera un milagro y consiguiéramos que nos trajeran componentes para seguir fabricando", comenta Pedro Lloret, uno de los empleados de esta división.

El resto de plantas (direcciones y amortiguadores) se encuentran, según el comité de empresa, a un 35% de su capacidad. Para Antonio Pina, presidente del comité, se trata de un incumplimiento de la legalidad por parte de la empresa: "Desde que el juzgado de lo mercantil admitió la solicitud de insolvencia de Delphi, la empresa está sometida a la ley concursal, que la obliga a mantener la actividad mientras dure el proceso".

Ante la falta de actividad y de soluciones, la plantilla volvió ayer a cortar la carretera N-443 que une Cádiz con Puerto Real. Durante hora y media los trabajadores interrumpieron el tráfico con piedras, hogueras y barricadas que montaron con farolas y quitamiedos arrancados de la carretera. Fueron necesarias casi cuatro horas para retirar de la vía los restos de la protesta y restablecer el tráfico. Un pequeño grupo de operarios volvió a salir a la carretera pasadas las siete de la tarde, aunque este corte duró sólo unos minutos.

El comité se reunirá a finales de esta semana con representantes de la Junta. El delegado de Empleo en Cádiz, Juan Bouza, se puso ayer en contacto con los trabajadores para invitarles a un encuentro y analizar las alternativas en las que trabajan las administraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de abril de 2007.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete