Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los zoos españoles, bajo sospecha

La Unión Europea advierte a España de que sus centros para animales incumplen la normativa - Los ecologistas denuncian la "penosa" situación de los ejemplares

Pocas inspecciones, irregularidades en la concesión de las licencias, instalaciones inadecuadas. Muchos zoológicos españoles incumplen las normas europeas. Así lo ha hecho saber la Comisión Europea mediante una carta de emplazamiento. La comunicación es fruto de las denuncias de varias organizaciones ecologistas, que han alzado su voz para criticar la "penosa" situación de los animales. La semana pasada la polémica volvió a saltar en Valladolid, al encontrarse el cadáver de una osa parda -una especie protegida- en un descampado cerca de un zoo.

"El suelo de la jaula de los osos es de cemento. Sabemos que no están bien", dice un biólogo

"La situación de los zoos españoles es dramática. En muchos no se hacen las inspecciones reglamentarias y no se cumplen los requisitos que debe fomentar un zoo: la investigación para la conservación y la educación", sostiene Alberto Díez, de Infozoos, una de las asociaciones que, junto a Depana, Born Free y Anda presentaron dos informes a la Comisión Europea sobre de la situación de estas instalaciones.

El problema que critica la UE es la periodicidad en las inspecciones y la irregularidad en la concesión de las licencias. En su carta, criticaba especialmente el llamado "silencio administrativo", por el que el zoológico presenta los documentos para obtener la licencia y si en seis meses no ha obtenido respuesta, ésta se considera afirmativa. Y es que, según la directiva europea de parques zoológicos, todos deben inspeccionarse antes de abrir.

Coco y Shakira viven en el Safari de Madrid. Pasean arriba y abajo por su jaula, miran por los barrotes, bostezan y juegan. Estos dos tigres asiáticos eran propiedad del abogado Emilio Rodríguez Menéndez quien, tras vender su casa, recolocó los animales que tenía. Estos dos felinos no eran los únicos compañeros de piso del abogado, quien también tenía, entre otros, cuatro osos pardos. Dos de ellos, Óscar y Marcos, de tres años, viven ahora en el zoo de Castellar (Cádiz).

El de Castellar y el Safari Madrid son dos de los ocho centros que Infozoos mencionaba en uno de los dos informes enviado a Bruselas. José María Cabrera, dueño del Safari Madrid se queja de las críticas. "Se ceban con los pequeños para presionar al resto", dice. Su zoo no había sido inspeccionado desde 2003, según su propietario, aunque declaró que, días después de que se hiciese pública la existencia de la carta de la Comisión, recibió la visita de un equipo de la Consejería de Agricultura de la Comunidad de Madrid. Versión que no coincide con la de esta consejería, que asegura que las inspecciones a éste y otros zoos de la región son "regulares".

Cabrera asume algunas de las críticas: "Los monos del minizoo deberían tener más espacio. Pero casi todos proceden del tráfico de especies y no tenemos suficientes fondos para mantenerlos", explica. Y es que la mayoría de los zoos pequeños, como el Safari, se nutren de animales que requisa el Seprona en las aduanas españolas. "En España no existe un centro de rescate para animales incautados, por eso van a zoos e incluso a particulares, que reciben una pequeña subvención por acogerlos", denuncia Díez.

"El 80% de los animales de nuestro centro pertenecen a especímenes decomisados", explica Alberto Sánchez, biólogo del zoo de Castellar. En sus palabras se percibe cariño por Óscar, Marcos y el resto de animales de su zoo. "Si tuviéramos más dinero estarían mejor. Reconocemos nuestras deficiencias, pero qué hacemos con los animales ¿los sacrificamos?", dice. "Los dos osos viven en una jaula pequeña con suelo de cemento. Sabemos que no están bien, pero vinieron aquí para seis meses y llevan 18", dice.

Sánchez asegura que el Zoológico de Castellar sólo ha recibido dos inspecciones desde 2003. Sin embargo, la Junta de Andalucía asegura que está realizando inspecciones a todos los zoos de esta comunidad -unos 120- ya que la adaptación de estos centros a la normativa "era muy desigual". "El zoo no es rentable, pero los que trabajamos en él amamos a todos sus animales. Adaptaremos lo que sea para que estén mejor", asegura el biólogo.

El zoológico Devesa Gardens (Valencia), mencionado también por infozoos, es la otra cara de la moneda. "Lo único que hacen los animales es darnos gastos. Los tenemos para atraer gente, por publicidad", dice un responsable. El zoo es una atracción más de un complejo con piscinas y campos de golf de la costa.

La semana pasada otro suceso llamaba la atención sobre los zoos españoles. El cadáver de una osa parda era encontrado en un descampado próximo a su hogar, el zoológico Valwo, en Valladolid. El centro es propiedad de Parques Reunidos -dueño de varios zoos en España- que asegura que la osa murió durante su traslado a otro zoo. Sin embargo, no ha explicado su presencia en el descampado. "Recibimos todas las inspecciones y las de otras empresas para asegurar la calidad", dice la empresa.

LOS OCHO PUNTOS NEGROS

La organización Infozoos ha elaborado una lista con los zoos más incumplidores de España. Son:Granjas Koki (Toledo)Devesa Gardens (Valencia)Zoo-Safari Mentz (Mallorca)Loro Sexi (Almuñécar)Carmona (Sevilla)Castellar (Cádiz)Safari (Madrid)Almendralejo (Badajoz) recientemente cerrado

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007

Más información