Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un romance en la cola

Un estudio asegura que los españoles son de los europeos que menos discuten cuando esperan e incluso uno de cada tres intenta ligar

Están un español, un francés, un italiano, un británico y un alemán haciendo cola en la caja del supermercado.¿Qué ocurre? Intenten ustedes contestar, estereotipos en mano. ¿A qué no pensaban que, en una cola, los españoles discuten menos que los flemáticos británicos? Pues así es o, al menos, es lo que aseguran los españoles en una encuesta realizada a 5.500 europeos en diciembre de 2006 y encargada por la empresa NCR a cinco compañías investigadoras de mercados europeas.

La mitad de los italianos aseguraron haber empujado a alguien o discutido mientras esperaban. Le siguen los británicos (39%), los alemanes (34%); los franceses, con el 25% y los españoles, que están a la cola con el 22%.

El romance en la cola, cuando se trata de grandes esperas, aparece como un auténtico fenómeno. Alrededor del 41% de los europeos de los cinco países a los que se refiere la encuesta dice haber empezado a charlar con alguien que le interesaba o incluso asegura haber conseguido una cita. La seductora Italia está en cabeza: un 81% de los encuestados afirma haber ligado o intentado ligar. El resto de países, más tímidos, no superan el 36%. Incluida España, con un 31%: los tenorios españoles no actúan mientras guardan cola.

Pero la reacción no es siempre insultar o coquetear. Lo que suele hacer la mayoría es irse. Una vez más, los italianos están en cabeza como los más impacientes (el 75%). Los españoles les siguen muy de cerca: el 72% de los encuestados se ha ido pitando alguna vez y el 42% jura no volver a donde ha tenido problemas con las colas.

¿Dónde se hace cola? Sobre todo en establecimientos comerciales, y casi el 70% pierde entre media y una hora a la semana. Aunque claro, el término pierde es un decir. Si, como algunos italianos, la persona se dedica a flirtear con el o la de al lado, quizá no sea tiempo perdido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007