Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y EE UU piden a Turquía que no ataque al Kurdistán

Bruselas y Washington se precipitaron ayer a pedir cautela y espíritu constructivo al Gobierno de Ankara después de que el jefe del Estado Mayor del Ejército turco, el general Yasar Buyukanit, amenazara con invadir el Kurdistán iraquí para aplastar a los militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que en Irak han encontrado un refugio desde el que atacar a Turquía. La potencial intervención militar socavaría tanto los planes turcos de integración en la UE como la dramática situación en Irak, que en el norteño Kurdistán goza de una relativa tranquilidad.

"La estabilidad de Irak es nuestro común interés y la UE reconoce el constructivo papel que Turquía desempeña en la región, y en ese contexto es importante que Turquía continúe desempeñando ese papel constructivo", manifestó ayer una portavoz de la Comisión Europea. "Nuestra esperanza y el interés de todos los implicados es que las posibles diferencias que puedan tener sean resueltas de forma pacífica y constructiva". En parecidos términos se expresó Washington, donde el subsecretario de Estado, Dan Fried, habló con el embajador turco para instarle a resolver el contencioso de manera amistosa.

Las "posibles diferencias" a las que se refirió Bruselas son los alrededor de 4.000 militantes del PKK, una organización incluida en la lista de grupos terroristas de la UE y de Estados Unidos, que han encontrado refugio en el Kurdistán iraquí, desde donde han reanudado sus ataques contra objetivos turísticos y soldados turcos.

Intervención de Washington

Ankara ha venido pidiendo regular e infructuosamente a Washington que intervenga ante las autoridades kurdas iraquíes para que controlen al PKK. Frustrado con la inacción, el general Buyukanit manifestó el jueves que la situación ha llegado hasta el extremo de que "desde el punto de vista militar, hay que realizar una operación en el norte de Irak". Según él, "si se ordena esta misión, las Fuerzas Armadas están lo suficientemente capacitadas para concluirla con éxito".

La portavoz comunitaria no quiso ampliar sus comentarios, aunque otras fuentes subrayaron que cumplir la amenaza perjudicaría aún más a la precaria candidatura de Turquía a la UE, a la que se oponen Francia y Alemania y una Austria cuyo canciller, Alfred Gusenbauer, volvió ayer a manifestar que un país que obliga a sus ciudadanos a pedir asilo político en Austria no puede pretender integrarse en la Unión. Otra condición es que las disputas con los vecinos sean resueltas mediante la negociación y que las Fuerzas Armadas estén sometidas al poder civil.

El Ejército turco lleva un año concentrando efectivos en las inmediaciones de la frontera con Irak y hace unos días, según la prensa turca, sus soldados penetraron varios kilómetros en el Kurdistán iraquí en una operación contra el PKK.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007