Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos apoyan que todas las ingenierías sean de 4 años

El Gobierno dice que el debate del nuevo modelo no está cerrado

Los ingenieros técnicos defienden que todas las carreras de esta área se estudien en cuatro cursos, como propone el Gobierno. La nueva estructura de las titulaciones homologables en toda Europa convierte las ingenierías, técnicas (tres años) y superiores (seis), con responsabilidades civiles diferentes en la actualidad, en un sólo título. Los ingenieros superiores creen que esa formación sería insuficiente, pero el Gobierno responde que el debate está abierto y que se podría solucionar esta cuestión con másteres de especialización.

Los actuales ingenieros superiores se quejan de que la nueva estructura supone una merma de la educación superior, porque consideran que se pretende dar en cuatro años la misma formación que ahora se da en seis. Sin embargo, los ingenieros técnicos aseguran que lo que se produce es un cambio en la concepción de estas titulaciones. No tiene sentido, dicen, que ahora sean los ingenieros técnicos los que están más especializados, y los superiores, los "generalistas", asegura el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Aeronáuticos, Miguel Ángel González Pérez. Por ejemplo, un ingeniero técnico en Obras Públicas está especializado sólo en obras civiles (carreteras, puentes), sin embargo, en Ingeniería de Caminos (la superior) se estudia además ingeniería eólica, nuclear, hidráulica o de transporte.

Así, ven más lógica una formación generalista en cuatro cursos, tras la cual los graduados tendrían "atribuciones profesionales plenas". La especialización llegaría luego, con los másteres de posgrado, de uno o dos años. No están en contra de que estos másteres también puedan tener atribuciones profesionales extra, adecuadas al nivel de especialización, pero siempre que la de Grado sea una formación suficientemente reconocida.

Éste es básicamente el modelo que defiende el Ministerio de Educación, aunque no especifica aún qué atribuciones profesionales (es decir, los trabajos que se podrán realizar con cada título) se tendrán en el Grado y en el Máster. El próximo jueves se debatirá en el Consejo de Universidades el documento -al que ha tenido acceso este periódico- que envió el Gobierno la semana pasada a los miembros de la subcomisión de enseñanzas técnicas. Ayer, el secretario de Estado de Universidades, Miguel Ángel Quintanilla, matizó que este proyecto "está abierto aún al debate con las universidades y con los colegios profesionales". Las posibles atribuciones de los másteres irían en función de "la complejidad de los problemas a los que se van a enfrentar en cada caso", añadió.

Guerra de atribuciones

Lo que los ingenieros superiores proponen es trasladar la estructura actual a la de Grado y Máster, es decir, que para hacer cualquier trabajo que ahora realiza un ingeniero de Caminos haya que cursar obligatoriamente estos dos ciclos. "No debe desaparecer la ingeniería superior", insiste Manuel Acero, representante de los ingenieros superiores industriales.

Todas las ingenierías menos Química e Informática tienen especificadas por ley sus competencias, es decir, qué parte de una obra puede hacer el técnico y cuál el superior. Sin embargo, "hasta ahora ha estado muy mal regulado, no se ha separado claramente", se queja Acero. Así, entre los ingenieros de telecomunicaciones "no hay diferencias de hecho", asegura Ferrán Amago, representante de los ingenieros técnicos de esta especialidad.

Después de décadas de interminables polémicas entre sectores, algunas de las cuales se han dirimido en los tribunales, la diferencia, si se le pregunta a los que estudiaron seis años, es que ellos son los que tienen que diseñar el proyecto y los técnicos lo llevan a cabo. Y es así en algunos casos, por ejemplo, a la hora de construir una nave industrial. En otros casos, la distinción es otra: por ejemplo, mientras que un ingeniero de obras públicas sólo puede firmar proyectos de ingeniería civil, su equivalente superior puede firmarlos también de ingeniería eólica, nuclear o hidráulica. Así lo explica Adrián Vázquez, recién licenciado en la Obras Públicas y que estudia ahora la superior, Caminos. Sin embargo, independientemente de las atribuciones reguladas por ley, las condiciones para otorgar muchos proyectos públicos o privados especifican que deben ser diseñados por un ingeniero superior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2007