Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa 'Cambio radical' desata duras quejas de médicos y consumidores

Los colectivos lo acusan de "frivolizar la medicina" y de vincular la autoestima al aspecto

"Mi pareja no me dejará". Es una de las frases que aparecieron en el anuncio de la semana pasada del programa de Antena 3 Cambio radical, que ofrece grandes transformaciones físicas. La Organización Médica Colegial ha cuestionado el programa por frivolizar la cirugía estética. Organizaciones de consumidores y feministas se han sumado a estas críticas y advierten además del "machismo" de la publicidad, señalando que vincula la autoestima de la mujer sólo con el aspecto físico. Antena 3 indica que las frases son entrecomillados de las participantes.

MÁS INFORMACIÓN

"Sandra vive en Sabadell y tiene 28 años. Trabaja en una empresa empaquetando revistas y lleva cinco años viviendo con Paco, su actual pareja. Sandra es una persona muy insegura y teme que Paco la deje por otra persona más guapa, pues no ha sido la primera vez que esto le sucedía". Este texto sobre el programa Cambio radical aparece en la página web de Antena 3. En esta misma línea, en la publicidad del programa se pueden leer frases como "Mi pareja no me dejará" o "Por fin bajaré a la playa con mis hijos", al lado de una mujer con un precioso ojo que se está quitando la venda que le cubre la cabeza. Son entrecomillados de frases pronunciadas por las dos participantes del domingo pasado en la primera emisión del programa.

A Sandra, su novio Paco le propuso matrimonio ante las cámaras después de que a ella la liposuccionaran y le operaran los dientes, la nariz y los ojos, entre otras muchas modificaciones físicas. Después de esta primera emisión, Cambio radical ha desatado encendidas críticas. Tanto por el propio contenido como por la publicidad del mismo. La Organización Médica Colegial -representante de los médicos colegiados de España- emitió ayer un comunicado cuestionando la ética médica del programa e incluso la propia validez del consentimiento que prestan quienes aceptan participar.

Frivolizar la cirugía

"Debemos criticar la instrumentalización de la medicina en un espectáculo poco respetuoso con la dignidad de las personas" señala el comunicado de los médicos, mientras recuerda "la especial responsabilidad de no promover un concepto consumista de la salud, evitando despertar falsas esperanzas o propagar conceptos infundados. [...]. Por último, ponemos en duda la validez del consentimiento en pacientes que reciben un tratamiento médico gratuito a cambio de participar en un espectáculo mediático que rompe la tradicional intimidad y confidencialidad que debe rodear el ejercicio de la medicina".

La asociación El Defensor del Paciente ha pedido la retirada del programa. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha afirmado esta semana que "los organismos responsables y las sociedades científicas van a estar atentas a todo lo que ocurra", pero que de momento no ha visto "ninguna razón que obligue a intervenir".

Varias organizaciones de consumidores han criticado también el programa "por frivolizar la cirugía estética y por fomentar la insatisfacción, especialmente de las mujeres, con el propio físico", según señala un portavoz de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI). En el mismo sentido se pronunciaron portavoces de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), de FACUA y de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CE CU).

Las críticas de estas organizaciones de consumidores no sólo se han dirigido al aspecto sanitario del programa, sino también al machismo que, según sostienen, subyace sobre todo en la publicidad.

Coinciden así con asociaciones como Otras voces feministas, que ha tildado al programa y a la publicidad de "sexistas y engañosos", en palabras de la portavoz, Empar Pineda.

El Instituto de la Mujer ha recibido varias quejas sobre el programa y está estudiando el tema. Una portavoz señala que el contenido, y especialmente la publicidad, "refuerzan la valoración social de las mujeres sólo a través de su físico, lo que repercute en su autoestima y en el miedo a ser rechazadas, a no tener éxito personal ni social si no cumplen ciertos cánones de belleza".

Dignidad de la mujer

En el programa van a aparecer 18 participantes, 16 de los cuales son mujeres. Antena 3 explicó en la presentación que el 80% de los 45.000 aspirantes fueron mujeres. "Esto demuestra lo unida que está la autoestima de la mujer al aspecto físico, y Cambio radical no hace sino incidir en este problema", señala Yolanda Quintana, portavoz de la CEACCU. "Socialmente, hay un problema real. Hay mujeres que piensan que es normal que su marido las deje o que todo les vaya mal si no tienen buen aspecto. Es evidente que la dignidad no tiene nada que ver con las cartucheras o el pecho caído, pero mensajes como éste hacen un flaco favor a la lucha por la igualdad". Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, asegura que la publicidad con el mensaje "Mi pareja no me dejará" vulnera la Ley General de Publicidad. "Atenta contra la dignidad de las mujeres y recuerda a épocas ya superadas".

Antena 3 precisó ayer que este anuncio fue una "campaña puntual" que no se va a repetir y que los entrecomillados son de las participantes, que explicaban porqué querían cambiar físicamente. "La cadena anunciaba el programa no con esas frases, sino con el 'Porque todo el mundo tiene derecho a cambiar'", señaló un portavoz.

Los directivos de Antena 3 no hicieron ayer declaraciones sobre el comunicado de la Organización Médica Colegial, sino que se remitieron a la presentación del programa. Ese día garantizaron el "máximo respeto" a los pacientes y aseguraron que se había extremado el "rigor" en los tratamientos. Señalaron que cuentan con los mejores médicos y clínicas y los procedimientos más avanzados. Además, anunciaron un "seguimiento durante un año" para ver la evolución de los participantes. Ana Rivas, directora de Programas de Antena 3, dijo que en la selección de los candidatos se tuvo en cuenta que "el estado de salud de los participantes fuera el idóneo" y que hubo psicólogos para garantizar su estabilidad mental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007