Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asia central no tratará con la UE sobre energía al margen de Moscú

La creación de nuevos corredores de transporte energético hacia Europa mediante oleoductos y gasoductos por el mar Caspio sólo es posible con el acuerdo de Rusia, Irán, Turkmenistán y el resto de países ribereños (Azerbaiyán y Kazajistán). Los occidentales que dan por hecha la puesta en marcha de rutas alternativas a Rusia por el Caspio sin contar con Moscú y Teherán se equivocan, según indicó ayer el ministro de Exteriores de Kazajistán, Marat Tazhin, en una rueda de prensa con la troika comunitaria en Astaná.

La UE quiere ver a Kazajistán unido a Europa por corredores que atraviesen el mar Negro, el mar Caspio y Ucrania, según dijo la comisaria Benita Ferrero-Waldner al término de una reunión destinada a perfilar la estrategia conjunta de la UE hacia Asia central (Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán). Sin embargo, Tazhin puntualizó que "no se puede hablar de conducciones" (a través del Caspio), mientras "el estatus de este mar no esté determinado".

Para abordar el tema de los oleoductos y gasoductos "se necesita el acuerdo de todos los países del Caspio", señaló el ministro. El Caspio es considerado una de las grandes reservas de hidrocarburos del mundo, pero es también objeto de litigios internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de marzo de 2007