Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía impide el desembarco de 82 bolivianos de un crucero en Cádiz

Un total de 82 pasajeros de los 500 que viajan en el crucero MSC Sinfonía no pudieron ayer pasear por las calles de Cádiz. La policía les impidió que bajaran del barco ante la sospecha de que los cruceristas, de nacionalidad boliviana, aprovecharan la escala para quedarse ilegalmente en España. Tampoco pudieron visitar anteriormente Tenerife ni tampoco se les permitirá pisar el puerto de Valencia, su próxima parada.

El MSC Sinfonía partió el 13 de marzo de Río de Janeiro. Pasó por Salvador de Bahía, Maceio y Fortaleza, todas ciudades brasileñas. Después cruzó el Atlántico. El lunes estuvo en Tenerife y ayer arribó al amanecer a Cádiz. La llegada al puerto gaditano coincidió con una llamada a la comisaría gaditana desde los servicios generales de Extranjería con sede en Madrid. Una comunicación para informar de que una quincena de agentes de la Unidad de Intervención de Sevilla se disponía a acudir al muelle gaditano para impedir la salida de 86 personas de nacionalidad boliviana que viajaban a bordo. Esas mismas personas habían tratado de pisar suelo español en Tenerife, pero ya entonces la policía tampoco permitió que bajaran del barco.

Sin papeles

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz explicaron que Extranjería actúa de esta forma cuando los turistas no cuentan con documentación para entrar en territorio Schengen (zona de libre frontera acordada entre una quincena de países europeos) o están buscados en su país de origen por algún acto criminal. Los agentes desplazados al muelle gaditano sólo permitieron que de esos 86 pasajeros entraran en zona de tránsito cuatro de ellos, que portaban billetes de avión de regreso. La policía les custodió hasta el aeropuerto para garantizar su vuelta a Brasil. Los otros 82 permanecieron a bordo, mientras el resto del pasaje, de diferentes nacionalidades europeas, disfrutaban del casco antiguo gaditano a pie o se marchaban de excursión en autobús.

El barco llegará hoy al puerto de Valencia, donde la policía volverá a impedir la salida del barco de los pasajeros bolivianos. El destino final del crucero es la ciudad italiana de Génova. Las mismas fuentes detallaron que es misión de los responsables del crucero repatriar a los bolivianos. Interior sospecha que el grupo subió al barco en la ciudad brasileña de Fortaleza.

El MSC Sinfonía es un barco de lujo. Tiene un centro de talasoterapia, cuatro restaurantes de diferentes estilos, un rocódromo, un baño turco y un teatro para 600 espectadores.

Un pasaje para esta ruta se promocionaba desde los 1.160 euros de un camarote de interior hasta los 2.420 de una suite con terraza al mar. El director comercial de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz y la concejal de Turismo entregaron ayer al capitán una metopa como señal de bienvenida por ser la primera escala que realizaba el crucero a los muelles gaditanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007