Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millar de personas exige reflotar la economía ferrolana

La división sindical y la baja participación fue la tónica dominante en los actos centrales del Día de la Clase Obrera gallega celebrados ayer en Ferrol, que tuvieron como telón de fondo la situación de la antigua Astano y la crisis industrial de la comarca.Aunque con reivindicaciones similares, los festejos no lograron reunir tras una misma pancarta a los tres sindicatos mayoritarios: UGT y CC OO se movilizaron juntos y congregaron a unas 400 personas, mientras que la CIG lo hizo en solitario y reunió a más de 700 afiliados y simpatizantes.

El líder de la central nacionalista, Suso Seixo, defendió la permanencia de Astano en el sector público como industria "fundamental" para la economía de la zona. Desde la UGT reclamaron la diversificación industrial de la comarca mientras el secretario de CC OO en Galicia, Xan María Castro, se mostraba "esperanzado" por la próxima visita del presidente de la Xunta a Ferrol. Emilio Pérez Touriño presentará mañana en la ciudad un plan para el desarrollo de Ferrolterra.

Transcurridos 35 años de aquel 10 de marzo de 1972, unas flores bajo el monumento Dez do Marzal recordaron a Amador Rey y a Daniel Niebla, los dos obreros de Bazán abatidos a tiros por la policía franquista durante una protesta que demandaba mejoras laborales para los astilleros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007