Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos preparan un texto en el que afirman que quitarle el respirador a Echevarría es asesinato

El presidente de la subcomisión episcopal de Familia y Vida, Juan Antonio Reig Pla, anunció ayer en declaraciones a la cadena Cope que el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal emitirá hoy "su opinión" sobre el caso de Inmaculada Echevarría. La mujer sufre una distrofia muscular progresiva, sobrevive gracias a un respirador artificial y ha conseguido que la Junta de Andalucía dictamine que su deseo de que le retiren esta ayuda mecánica se ajusta a derecho y que los médicos que participen en el proceso -cuando ella lo pida- no serán castigados.

Aunque el documento no se dará a conocer hasta hoy, Reig Pla ya adelantó que el pronunciamiento estará en línea con lo que han declarado ya sobre el asunto el vicepresidente de la Conferencia, Antonio Cañizares, y el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, en el sentido de que la medida es "una eutanasia, un suicidio o un asesinato". En cualquiera de los tres supuestos se trata de una acción que la Iglesia católica condena.

El pasado 2 de marzo, Cañizares afirmó, refiriéndose al caso de Echevarría, que la eutanasia es "siempre ilegítima" y "un atentado contra la dignidad y la vida humana". Desconectar a una persona de un aparato que entra dentro de las "medidas normales" es "sencillamente admitir la eutanasia y que el hombre puede quitarse la vida". A juicio de Cañizares, la eutanasia "siempre es un mal y algo que atenta contra el hombre, su vida y su dignidad".

Ayer, el arzobispo primado de Toledo insistió y juntó el caso de Inmaculada Echevarría con el del etarra Iñaki de Juana Chaos, al que se le ha concedido acabar de cumplir su condena cerca de su domicilio después de mantener una huelga de hambre de más de cien días. El Gobierno no puede justificar esta última medida diciendo que "está por la vida", y luego permitir "la eutanasia" de Echevarría, afirmó Cañizares.

Reig Pla, obispo de Cartagena (Murcia), achacó la voluntad de Echevarría -quien ha afirmado repetidamente que hace ya 10 años que decidió que su vida no merecía la pena- a su "soledad" y "abandono familiar".

Además, afirmó, en referencia también al caso de De Juana, que existía "una campaña proeutanasia" que se produce "para tapar" otros "escándalos de la actual situación política", en mención, de nuevo, al caso del etarra con régimen de prisión atenuado por su precario estado de salud.

Los obispos ya emitieron en los noventa un documento contra la eutanasia y a favor de la vida. En este caso no consideran que el respirador sea una medida excepcional, por lo que no consideran que la situación de Echevarría pueda ampararse en sus propias instrucciones, que recomiendan limitar el encarnizamiento terapéutico.

Preguntado por la entrevistadora de la Cope, Reig Pla rió cuando se le sugirió que la prisa en sacar adelante el documento podría deberse al temor a llegar tarde para adelantarse a la decisión de Echevarría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de marzo de 2007